Última hora
This content is not available in your region

El juez que ha abierto la hostelería en Euskadi: "Esto se daba en la Edad Media"

Restaurante en Barcelona. 23/11/2020
Restaurante en Barcelona. 23/11/2020   -   Derechos de autor  Emilio Morenatti/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved.
Tamaño de texto Aa Aa

Luis Ángel Garrido, el juez que preside la Sala que ha permitido la reapertura de los bares en la comunidad autónoma española de Euskadi, asegura que "un epidemiólogo es un médico de cabecera que ha hecho un cursillo". Con estas palabras, Garrido ha puesto en duda las medidas sanitarias tomadas en España para combatir la expansión de la COVID-19, y ha tildado las restricciones de la hostelería de medievales: "no difieren mucho de las que se daban en la Edad Media".

"[La epidemiología] no está tan avanzada como parece", aseguraba Garrido en una tertulia en Radio Popular el pasado lunes. Al día siguiente se hacía público el auto del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, que autorizaba la apertura de bares y restaurantes con limitaciones de horario y aforo del 50% en los municipios ubicados en la "zona roja" por su alta incidencia de Covid-19.

Contrario a las restricciones aplicadas, Garrido asegura que las medidas actuales son propias del Medievo: "Supongamos que suben un 2000 por ciento las enfermedades de transmisión sexual y llego yo, el gran epidemiólogo de la zona, y digo: muy fácil, estén ustedes dos años sin relaciones sexuales y bajará la curva, y que ahora te digan que para que el virus se reduzca tiene usted que quedarse en casa, no hablar con nadie, no ir a ningún espectáculo teatral, eso se sabía en la Edad Media".

Garrido es el presidente de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, formada por tres jueces. En agosto se mostró contrario a la propuesta de adelantar a la una y media el cierre de la hostelería nocturna, y en octubre rechazó la restricción de las reuniones sociales a seis personas por entender que se limitaban derechos fundamentales.

La incidencia de COVID-19 acumulada en 14 días en el País Vasco se situó este miércoles en 497 personas por cada 100.000, una cifra considerablemente inferior a la media española, de 584. En otras zonas de España como la Comunidad de Madrid, con una incidencia de 711 personas, la hostelería se mantiene abierta con limitaciones. En Aragón, con una incidencia superior a la del País Vasco —547 personas frente a 497—, la hostelería también se mantiene abierta, aunque con restricciones de aforo y horario. Cataluña, con una incidencia que roza las 400 personas, la hostelería cuenta con severas restricciones de horario, pero se enfrenta a un posible rebrote por las próximas votaciones del 14 de febrero.