Última hora
This content is not available in your region

Rusia | Centros de detención hacinados tras los arrestos masivos de seguidores de Navalni

euronews_icons_loading
Rusia | Centros de detención hacinados tras los arrestos masivos de seguidores de Navalni
Derechos de autor  Filip Kuznyecov
Tamaño de texto Aa Aa

Última parada el "Centro de deportación de Sajarovo", a unos 70 km al norte de Moscú. Un centenar de personas han llegado hasta allí para llevar comida y artículos de primera necesidad a familiares y allegados que fueron detenidos durante las manifestaciones del fin de semana en Rusia para exigir la liberación del líder opositor Alexéi Navalni. Desde que este fue encarcelado, más de 10.000 simpatizantes han sido arrestados en todo el país. Se quejan de que noy hay espacio para todos, ni alojamientos adecuados y las condiciones de detención dejan mucho que desear.

- "Pasamos el día en el furgón policial", explica Almir Shamasov, arquitecto. "Con el motor y la calefacción encendidos, hay un insoportable olor a la gasolina o gasóleo. Cuando está apagado, te sale el vapor por la boca. Pasamos 20 horas en estas condiciones. Varias personas estuvieron de pie todo el tiempo porque solo hay 15 plazas y los cargaban con más de 20 detenidos".

- "Esto no ocurrió en 2019, cuando se detuvo a gente durante la campaña electoral en Moscú. No había tantos detenidos. Esta es la primera vez. Pero no solo es la primera vez, es el comienzo. El comienzo de un proceso en el que estas cárceles estarán siempre llenas. Creo que la gente seguirá protestando y las autoridades seguirán siendo brutales", sentencia Marina Litvinovich, miembro de la Comisión Pública de Seguimiento de Moscú, una institución cívica que vigila la situación en las cárceles rusas.

El Gobierno ruso ha salido al paso de las críticas y ha emitido un comunicado en el que afirma que los detenidos el pasado domingo fueron alojados en pabellones de aislamiento donde se les proporciona bebida y comida caliente. Los medios digitales Novaya Gazeta y Mediazona, cuyo redactor jefe se encuentra entre los arrestados, afirman que en Sajarovo hay colas de autobuses con más detenidos, y que las celdas están abarrotadas y no hay camas para todos.