Última hora
This content is not available in your region

El último servicio de la peseta

euronews_icons_loading
El último servicio de la peseta
Derechos de autor  Euronews.
Tamaño de texto Aa Aa

Nacho Marugán quería que la peseta tuviera un final digno. Debido a la pandemia, el Banco de España amplió hasta el próximo 30 de junio el plazo para cambiar la antigua moneda por euros. Él tuvo la iniciativa de permitir comprar los cómics que distribuye con pesetas, para lo que puso en marcha incluso un anuncio.

Los fondos recaudados están destinados a la lucha contra una de las enfermedades más temidas. “Parte de la filosofía de Wash es contar historias cotidianas que a nosotros nos parecen super heroicas. Luchar contra el Alzheimer nos parece una causa realmente titánica., es como pegarse contra el mundo. Y además no queríamos que la peseta se olvidase”, asegura el director de Wash Comics.

En un quiosco del centro de Madrid se venden los comics de Nacho. La recepción, asegura su Jesús Paíno, dueño del negocio, ha sido muy buena.: “Vienen de todas las edades. Hay desde gente de mi quinta, y vienen desde todas partes de Madrid. Ha venido gente desde mucha distancia, que ha tenido que coger el coche solo para venir aquí a entregar las pesetas.”

Hay otros dos puntos en la ciudad que han acogido esta iniciativa. Los españoles tienen todavía en su poder 1.500 millones de euros en pesetas, Además de poder cambiarlos en el Banco de España, pueden usarlos con fines solidarios o incluso, invertir en cultura.

UN ADIÓS DE PELÍCULA PARA LA MONEDA ESPAÑOLA

Un buen ejemplo es la sala de cine Artistic Metropol de Madrid. Hasta el 30 de marzo, permite pagar entradas con el equivalente en la antigua moneda. Además, en mitad de la pandemia, la iniciativa tiene otro objetivo, como explica Ángel Mora, director ejecutivo de la sala: “Hay otro drama colindante con esto, que es el miedo. Es importante que la gente pierda el miedo a ir al cine o ir al teatro, extrapolándolo porque se ha hecho una inversión muy importante en los sectores de la cultura para hacer seguras las salas.

Es la última aventura de una moneda que nació en 1868 y que, en unos meses, solo será una pieza de coleccionista.