Última hora
This content is not available in your region

La protección de los bosques europeos en el Día de la Vida Silvestre

euronews_icons_loading
La protección de los bosques europeos en el Día de la Vida Silvestre
Derechos de autor  Isabel Marques da Silva/euronews
Tamaño de texto Aa Aa

Los bosques son el "oro verde" de la Unión Europea y representan el 43% de su superficie terrestre, pero se enfrentan a varios retos. Por ejemplo Bélgica, con solo el 23% de su territorio cubierto por bosques, se ve muy afectado por las sequías y las plagas. El mes pasado se plantaron tres mil árboles, como hayas, robles y arces, cerca de la reserva natural de Saint Pierre Mountain.

“Una de las dificultades es encontrar terreno disponible. Somos muchos habitantes, hay muchos tipos de usos, y hay una clara competición por el uso del suelo tanto en el dedicado a la urbanización como a la agricultura. Hay mucho trabajo por hacer en los bosques para restaurar el medio ambiente y para mejorar el biotopo para dar cabida a una mayor diversidad y hacerlos más eficientes en términos de absorción de carbono", explica Pierre Hermans, consultor de ReforestAction.

El Día Mundial de la Vida Silvestre se celebra cada tres de marzo y este año está dedicado a “Bosques y formas de vida”, para los que las Naciones Unidas piden una gestión más sostenible.

Los bosques también tienen un gran valor económico, especialmente para industrias como la farmacéutica, la fabricación de muebles, el papel o el turismo. En Europa, el 60% de los bosques están en manos de propietarios privados y ofrecen más de tres millones de puestos de trabajo a los ciudadanos europeos. La Comisión Europea quiere que los Estados miembros planten al menos 3.000 millones de árboles para 2030. Y ha lanzado un consulta pública que finalizará a medidados de abril para buscar ideas para una nueva estrategia forestal para las próximas décadas.

La Confederación de Propietarios de Bosques Europeos pide apoyo para los 16 millones de dueños de bosques. "Puede ser a través de la financiación de infraestructuras, pero también las operaciones forestales, que pueden ser costosas. La formación es clave, en particular en el contexto del cambio climático. Necesitamos adaptar la gestión forestal al cambio climático, creemos que los propietarios de bosques deben recibir formación sobre cuales son las mejores decisiones para administrar sus bosques y estas decisiones deben ser validas durante las próximas décadas", asegura Fanny-Pomme Langue, secretaria general de la Confederación de Propietarios de Bosques Europeos.

El Parlamento Europeo aprobó, el pasado mes de octubre, dos resoluciones sobre la gestión sostenible de los bosques.

"Proponemos que la UE establezca objetivos jurídicamente vinculantes para la protección y restauración de los bosques. Esto significaría que todos los bosques primarios y maduros de Europa deben estar bajo estricta protección. Y deberíamos presionar la Comisión Europea para que siga una política de tolerancia cero y lleve los procedimientos de infracción contra los Estados miembros que no obligan a cumplir la regulación europea existente al Tribunal de Justicia de la Unión Europea", explica Delara Burkhardt, eurodiputada socialdemócrata de Alemania.

En los últimos cinco años, se han destinado unos 8.000 millones de euros de fondos europeos a la gestión forestal: para la reforestación, resiliencia y prevención de daños.