Última hora
This content is not available in your region

Zona Schengen: ¿La COVID-19 acabará con la Europa sin fronteras tal y como la conocemos?

Access to the comments Comentarios
Por Sandrine Amiel
ARCHIVO: El alcalde Norbert Redlinger posa con un reloj de Europa delante de la señal de la ciudad de Schengen, Luxemburgo 24 de marzo de 1995
ARCHIVO: El alcalde Norbert Redlinger posa con un reloj de Europa delante de la señal de la ciudad de Schengen, Luxemburgo 24 de marzo de 1995   -   Derechos de autor  KARSTEN THIELKER/AP2007
Tamaño de texto Aa Aa

Varios países de la UE están tomando medidas para restablecer los controles fronterizos y las restricciones de viaje debido al preocupante aumento de las variantes del coronavirus.

Alemania anunció el domingo que los viajeros procedentes de la región francesa de la Moselle, al noreste del país, se enfrentarán a restricciones adicionales debido a la elevada tasa de casos de la variante sudafricana en esa zona.

Estos controles en la frontera franco-alemana son sólo las últimas de una larga serie de excepciones al espacio Schengen sin fronteras impuestas por varios países, como Bélgica, Dinamarca, Finlandia, Hungría y Suecia.

La situación recuerda a la primera oleada de la pandemia, cuando los países de la UE cerraron apresuradamente sus fronteras entre sí en marzo de 2020 sin coordinación, una actitud muy criticada sobre todo por la Comisión Europea.

Así que ¿Las variantes asestarán el golpe definitivo al espacio Schengen sin fronteras, un pilar de la integración europea?

Euronews analiza las recientes medidas sobre las fronteras interiores y lo que significan para el futuro de la zona de libre circulación.

¿Qué es Schengen?

Aclamado como "uno de los mayores logros de la UE", Schengen es "un espacio sin fronteras interiores, en el que los ciudadanos y muchos extracomunitarios que se encuentran legalmente en la UE pueden circular libremente sin ser sometidos a controles fronterizos", según la Comisión Europea (PDF).

El espacio Schengen comprende actualmente 22 de los 27 Estados miembros de la UE, así como cuatro países no miembros: Noruega, Islandia, Suiza y Liechtenstein.

Euronews
Miembros del espacio Schengen de libre circulaciónEuronews

Croacia, que entró en la UE en 2013, es uno de los cinco miembros que no están en Schengen, junto con Irlanda, Bulgaria, Rumanía y Chipre.

La zona Schengen se creó en 1995.

¿Qué restricciones se han establecido por las variantes de la COVID-19?

Bélgica prohibió todos los viajes no esenciales hacia y desde su territorio a finales de enero. La medida se ha prorrogado hasta el 1 de abril.

Alemania cerró parcialmente sus fronteras con la República Checa, el Tirol austriaco y Eslovaquia a mediados de febrero.

El Instituto Robert Koch de Alemania dijo el domingo que añadiría la región francesa de la Moselle a la lista de zonas con "variantes preocupantes", ampliando las restricciones incluso a los trabajadores fronterizos.

Euronews
Las zonas con variantes preocupantes impuestas por AlemaniaEuronews

Francia dijo que lamentaba la decisión y negoció con su vecino de la UE para aligerar las medidas para 16.000 habitantes de la Moselle que trabajan al otro lado de la frontera.

En lugar de las pruebas diarias de detección del virus por PCR que Alemania ha aplicado a los viajeros en algunas fronteras, los habitantes la Moselle tendrán que presentar una prueba - PCR o antígeno - realizada menos de 48 horas antes del cruce.

La eurodiputada francesa Fabienne Keller (Renew Europe), que también es ex alcaldesa de Estrasburgo, dijo a Euronews que la medida requiere un aumento drástico del volumen de pruebas y "muchos recursos". "¿Es razonable en términos de impacto epidemiológico? No lo creo", dijo.

Según la legisladora, algunos territorios se han desarrollado a través de las fronteras como "pequeñas Europas", espacios de vida donde las fronteras nacionales son irrelevantes. "Hay que tener más en cuenta estos territorios en la crisis sanitaria", dijo.

Dinamarca, Finlandia, Hungría y Suecia también están entre los seis países de la UE a los que se ha instado a levantar las restricciones fronterizas en una carta enviada por la Comisión Europea el mes pasado y vista por la agencia de noticias AFP.

¿Son legales las restricciones?

Aunque la libre circulación es la norma en el espacio Schengen, la legislación de la UE prevé excepciones en caso de "amenaza para el orden público o la seguridad interior".

Alberto Alemanno, profesor de Derecho y Política de la Unión Europea en la HEC de París, dijo a Euronews que los Estados miembros están autorizados a promulgar tales restricciones si están "justificadas" y son "proporcionales" a la amenaza invocada.

Pero según el experto jurídico, las recientes medidas fronterizas no cumplen los criterios mencionados, lo que ha llevado a la Comisión Europea a enviar una carta de advertencia a seis países de la UE.

La correspondencia, enviada el 23 de febrero a Alemania, Bélgica, Dinamarca, Finlandia, Hungría y Suecia, señalaba un riesgo de "fragmentación y perturbación de la libre circulación y de las cadenas de suministro", según un portavoz de la Comisión Europea.

Señaló que la propagación de las variantes en la República Checa y Eslovaquia -que figuraban en la "lista de zonas de variantes preocupantes" de Alemania- no era peor que en otros países de la UE.

La crítica ha suscitado la reacción de Alemania. "Rechazo la acusación de que no hemos cumplido la legislación de la UE", dijo el ministro alemán de Asuntos Europeos, Michael Roth.

Por su parte, el ministro del Interior alemán, Horst Seehofer, declaró al diario Bild que la Comisión Europea "ya ha cometido bastantes errores" y que "debería apoyarnos y no poner pegas con consejos baratos".

Las tensiones son palbables también en torno a la estrategia de vacunación.

¿Qué puede hacer Bruselas?

La Comisión Europea ha dado a los seis países un plazo de 10 días para responder a su carta, tras el cual podría, en teoría, desencadenar sanciones por infringir la legislación de la UE.

Pero según Alemanno, "la Comisión no tendrá el valor de llegar hasta el final".

Con el deterioro de la situación sanitaria, llevarlo al terreno judicial sería políticamente muy delicado y, por tanto, poco probable, dijo el experto a Euronews.

"Sería difícil, pero nunca digas nunca jamás", dijo a Euronews Marie De Somer, analista política senior y jefa del programa de migración y diversidad en el Centro de Política Europea, señalando que las tensiones sobre las fronteras entre el ejecutivo de la UE y Bélgica y Alemania son elevadas.

Añadió que la Comisión debería haber iniciado los procedimientos de infracción relacionados con Schengen antes: durante la primera ola de la pandemia de marzo de 2020 o la crisis migratoria y terrorista de 2015-16.

"Si empieza ahora, ¿por qué no empezó antes?", se preguntó.

"Lo que la Comisión Europea está haciendo correctamente es poner de relieve sus preocupaciones a los Estados miembros", dijo De Somer.

"La Comisión quiere recordar a los Estados miembros que es necesario volver a un enfoque coordinado (...) en relación con la libre circulación de personas y mercancías", dijo el Comisario de Justicia de la UE, Didier Reynders, el día en que se envió la carta.

"Pedimos a todos los Estados miembros que vuelvan a aplicar correctamente la recomendación adoptada por el Consejo".

Pero la recomendación adoptada a finales del año pasado no es vinculante y poco puede hacer el ejecutivo de la UE contra los Estados miembros que no la apliquen.

¿Han aprendido los países de la UE las lecciones de la primera oleada?

"La primavera pasada hubo 17 Estados miembros diferentes que introdujeron medidas en las fronteras y la lección que aprendimos entonces es que no se detuvo el virus, pero sí se perturbó increíblemente el mercado único y se causaron enormes problemas", declaró a la prensa el mes pasado la Presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

En la práctica, sin embargo, Alemanno dijo a Euronews que los países de la UE no habían aprendido esas lecciones y que Schengen estaba de nuevo suspendido "de facto".

En muchos países de la UE se sigue asumiendo que el cierre de fronteras puede limitar la contaminación, dijo el profesor, lo que calificó de "ilusión".

En una nota más positiva, Keller y De Somer señalaron que las restricciones aplicadas recientemente para contrarrestar el aumento de las variantes no eran tan amplias como las que se pusieron en marcha durante la primera ola de la pandemia.

"Lo que vemos hoy no es tan grave como en marzo y abril", dijo Keller a Euronews, recordando las interminables colas en la frontera franco-alemana del año pasado.

Hay más diálogo, continuó la legisladora, señalando que las autoridades locales de su región consultan regularmente con sus homólogos de los estados alemanes vecinos.

"Estamos avanzando", dijo Keller. "Pero aún no hemos llegado a la fase de tener en cuenta las regiones transfronterizas como espacios vitales integrados".

También hubo más intentos de coordinar la respuesta de los países de la UE con reuniones en el Consejo de la UE, aunque esta coordinación "no está donde debería estar", añadió De Somer.

"Seguimos viendo que los Estados miembros van por libre, lo que es una señal preocupante", dijo el experto.

¿Podrá Schengen sobrevivir a la última oleada de restricciones?

"Schengen saldrá muy debilitado" de la actual crisis, dijo Alemanno, señalando que ya antes "no estaba en buena forma".

La crisis migratoria y la amenaza terrorista empujaron a muchos países a establecer controles en las fronteras interiores y controles temporales de seguridad en 2015 y 2016.

El coronavirus "hizo aún más evidente que algunos Estados están utilizando las fronteras con fines políticos", dijo el experto a Euronews.

Las nuevas restricciones crean un "precedente" para los países de la UE dispuestos a erosionar la libre circulación, continuó.

"La realidad de una unión sin fronteras puede olvidarse en un futuro próximo", dijo Alemanno.

De Somer dijo que durante la primera ola de la pandemia, los controles fronterizos se mantuvieron durante más tiempo del necesario. "Si vemos una tendencia similar esta vez, el riesgo es que los controles fronterizos se conviertan en la nueva normalidad", advirtió.

¿Reforma de Schengen?

En una nota publicada en junio del año pasado tras la primera oleada de la pandemia, la Fundación Schuman, un grupo de reflexión, recomendaba a la UE "aclarar el marco jurídico [de Schengen] y dotar a las instituciones de las herramientas necesarias para garantizar su respeto, en interés de la Unión, de sus valores y de los derechos de sus ciudadanos".

De Somer dijo que el actual marco legal estaba "quemado" por falta de claridad y aplicación, "por lo que no es mala idea empezar sobre una nueva base".

El Parlamento Europeo ha pedido a la Comisión que "proponga una reforma de la gobernanza de Schengen" y "garantice una gobernanza verdaderamente europea del espacio Schengen".

Se espera un nuevo paquete legislativo de la UE sobre Schengen para esta primavera, dijo Keller a Euronews. La página web de la Comisión ya presenta un programa explicando algunos detalles de la reforma.

Pero es probable que los proyectos de reforma planteados por algunos líderes de la UE se inclinen por controles más estrictos en lugar de por fronteras más abiertas.

El año pasado, el presidente francés Emmanuel Macron instó a la UE a reformar el espacio Schengen, diciendo que la pandemia y la amenaza terrorista exigían un cambio.

Según Alemanno, un enfoque regional sería más racional que confiar en los Estados-nación y sus fronteras para controlar la pandemia.

También es esencial que los responsables políticos tengan en cuenta las necesidades de los 20 millones de ciudadanos europeos que viven en otro país de la UE distinto al suyo, así como las de los trabajadores transfronterizos, dijo el experto.

"Ellos encarnan el proyecto europeo", dijo Alemanno, y sin embargo "no se les tiene en cuenta".