EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

Preocupante situación en Brasil

Tensión hospitalaria en Sao Paulo
Tensión hospitalaria en Sao Paulo Derechos de autor AFP
Derechos de autor AFP
Por Escarlata Sánchez
Publicado
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

La situación es preocupante pues no hay una acción coordinada a nivel nacional. A ello se le suma la lentitud en el proceso de vacunación. Brasil solo ha inmunizado al 9 % de su población que asciende a 212 millones habitantes. Se espera que avance de la vacunación de un respiro a los hospitales.

PUBLICIDAD

La COVID-19 sigue fuera de control en Brasil y podría acelerarse aún más tras la Semana Santa. Con cerca de cuatro mil muertos diarios, Brasil es el segundo país con más casos de coronavirus después de Estados Unidos. La campaña de vacunación avanza lentamente ante la falta de vacunas e insumos para su fabricación. Maria Josineuda, enfermera brasileña, se desplaza por el Amazonas para vacunar a algunos vecinos de Anamã.

"Estamos poniendo la segunda dosis, y cada vez hay más personas inmunizadas. Estamos felices es muy gratificante hacer nuestro trabajo."

Marzo ha sido el mes más letal de la pandemia en Brasil, donde se han superado los 66.500 fallecidos. El gigante sudamericano acumula más de 330.000 muertos según datos del Ministerio de Salud.

La situación es preocupante pues no hay una acción coordinada a nivel nacional. A ello se le suma la lentitud en el proceso de vacunación. Brasil solo ha inmunizado al 9 % de su población que asciende a 212 millones habitantes.

Se espera que avance de la vacunación de un respiro a los hospitales. El número de hospitalizaciones roza los 30.000 pacientes en el Estado de Sao Paulo.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Brasil aprueba de forma definitiva el uso de la vacuna de AstraZeneca

NO COMMENT: Las inundaciones en Brasil dejan al menos 100 muertos

NO COMMENT: Lula visita Rio Grande do Sul tras las inundaciones que han dejado al menos 60 muertos