Última hora
This content is not available in your region

Dinamarca, uno de los pioneros en testar el pase de la COVID-19 para reabrir negocios no esenciales

Miembros del personal esperan para administrar las pruebas, en el nuevo centro COVID-19 en Faelledparken, Copenhague, el lunes 29 de marzo de 2021.
Miembros del personal esperan para administrar las pruebas, en el nuevo centro COVID-19 en Faelledparken, Copenhague, el lunes 29 de marzo de 2021.   -   Derechos de autor  Liselotte Sabroe/ Scanpix 2021 via AP
Tamaño de texto Aa Aa

Dinamarca puso en marcha el martes un plan de "pasaportes" contra la COVID-19 que permitirá reabrir los negocios no esenciales a los clientes.

Los "coronapas" están disponibles a través de una aplicación o en formato papel para las personas que hayan sido vacunadas, hayan dado positivo en la prueba de la COVID-19 entre dos y 12 semanas antes o que hayan dado negativo en las 72 horas anteriores.

Actualmente permite la entrada a determinados negocios -como peluquerías, salones de belleza y autoescuelas- con el objetivo de reabrir gradualmente la economía a finales de mayo.

Se ampliará a las terrazas, cuya reapertura está prevista para el 21 de abril, y a los restaurantes, museos, teatros y cines a partir del 6 de mayo. La reapertura total del país está prevista para el 21 de mayo, cuando el Gobierno danés estima que habrá vacunado a los mayores de 50 años.

"Llevo tres meses esperando a que me corten el pelo", dijo Rune Højsgaard, informático de 42 años, después de hacer valer su "coronapas" en la peluquería.

"Me hice una prueba el sábado, es válida hasta esta tarde. Estoy acostumbrado a hacerme la prueba una o varias veces a la semana, así que no me supone ningún problema", añadió.

La peluquera Pernille Nielsen está igualmente "emocionada" por poder tener clientes después de cuatro meses de cierre.

"¡Hemos esperado tanto tiempo para esta reapertura! Ahora estamos haciendo todo lo posible para poder reabrir y si eso (las coronapas) es lo que tenemos que hacer, pues lo hacemos", dijo Nielsen.

Desconfianza entre los ciudadanos

Los comercios que permitan la entrada de clientes sin una "coronapas" válida serán multados con 400 euros y hasta 6.000 euros en caso de reincidencia, mientras que los clientes serán multados con 330 euros, ha advertido el Ministerio de Justicia.

Algunos comerciantes están descontentos con la medida coercitiva.

"Es una responsabilidad poco razonable imponer (este control) a un pequeño comerciante. Habría sido mucho mejor si, por ejemplo, la policía hiciera visitas de inspección, como los inspectores de trenes", dijo Jakob Brandt, jefe de la federación de pequeñas y medianas empresas SMVdanmark, en una entrevista con el diario Politiken.

Los "Hombres de Negro" -que protestan regularmente contra las restricciones impuestas para frenar la propagación del virus mortal- han convocado para el sábado una protesta contra las "coronapas" y el programa de pruebas masivas.

"El pasaporte corona y la vigilancia y registro masivo de daneses que soportamos dan testimonio de una sociedad basada en la desconfianza en los ciudadanos", dijo el grupo en una publicación de Facebook.

Dinamarca es uno de los primeros países de Europa en poner en marcha este sistema y el Gobierno dijo que debería mantenerse hasta que toda la población adulta haya tenido acceso a la vacuna, lo que debería ocurrir antes del final del verano.

Sin embargo, no puede utilizarse para viajar, aunque el Gobierno espera que acabe utilizándose de esa manera. La Comisión Europea está trabajando en el lanzamiento de un "certificado verde" digital para volver a viajar libremente por la UE.

Alrededor del 7% de los 5,8 millones de habitantes de Dinamarca se han vacunado completamente y un total del 13,3% ha recibido al menos una dosis.

Las vacunaciones en el país se han ralentizado en las últimas semanas después de que se suspendiera el uso de la vacuna desarrollada por AstraZeneca por la preocupación que suscitan los poco frecuentes pero graves coágulos de sangre en las personas vacunadas. El uso de la vacuna sigue suspendido a la espera de nuevas evaluaciones de sus efectos secundarios.