This content is not available in your region

El ex primer ministro socialista portugués, José Sócrates se libra del juicio por corrupción

Access to the comments Comentarios
Por Escarlata Sanchez
euronews_icons_loading
El ex primer ministro socialista portugués, José Sócrates se libra del juicio por corrupción
Derechos de autor  AP Photo

El ex primer ministro portugués José Sócrates finalmente no será juzgado por corrupción, pero sí por varios delitos de falsedad documental y blanqueo de capitales.

La Fiscalía portuguesa acusó a José Sócrates de haber recibido 34 millones de euros en comisiones y sobornos de diferentes empresas y entidades bancarias a cambio de contratos públicos. Finalmente será juzgado por seis de los 31 delitos que se le imputaban.

"Todas las mentiras qu e les han contado a los portugueses durante siete años sobre las razones por las que fui arrestado y difamado, son falsas. Y eso ha quedado aquí probado, no hay ninguna fortuna escondida" declaró José Socrates que fue secretario general del Partido Socialista y primer ministro de Portugal entre 2005 y 2011. Sócrates que queda libre de los tres presuntos delitos de corrupción que pesaban sobre él al hilo de la ‘Operación Marqués’.

Junto a Sócrates también está procesado el empresario Carlos Santos Silva por blanqueo de capitales y otros delitos que ya han prescrito. Aún siguen interrogantes abiertos sobre cómo es que Sócrates vivía entre Lisboa y París, gastando cuatro veces más de lo que aparentemente ganaba.

Están en juego casi dos millones de euros, que el exprimer ministro utilizó para costearse un elevado tren de vida durante sus seis años al frente del Gobierno, mientras Portugal solicitaba el rescate.

También ha salido beneficiado por la decisión del juez Ivo Rosa, el exministro, Armando Vara, quien sólo será juzgado por un delito de lavado de dinero, absolviéndole de uno de corrupción pasiva y dos de fraude fiscal.

Detenido en noviembre de 2014 en el aeropuerto de Lisboa, Sócrates permaneció durante diez meses detenido en una cárcel de Évora, en el sureste de Portugal y posteriormente bajo arresto domiciliario.