Última hora
This content is not available in your region

De la independencia escocesa a la alcaldía de Londres: claves de las elecciones locales británicas

El premier británico Boris Johnson y la primera ministra escoesa Nicola Sturgeon en una foto de archivo de 2019
El premier británico Boris Johnson y la primera ministra escoesa Nicola Sturgeon en una foto de archivo de 2019   -   Derechos de autor  Duncan McGlynn/AP
Tamaño de texto Aa Aa

Gran Bretaña acude a las urnas el 6 de mayo en unas elecciones municipales aplazadas que se considerarán un barómetro clave de la satisfacción de los ciudadanos con el Partido Conservador de Boris Johnson y la gestión del gobierno de la pandemia del COVID-19.

En total, se pondrán en juego 5.000 escaños en los ayuntamientos y se elegirán 13 alcaldes en Inglaterra, así como 129 escaños en el Parlamento escocés, 60 en el Parlamento galés y 25 en la Asamblea de Londres. También hay una elección parcial clave en la ciudad de Hartlepool.

Sin embargo, una de las contiendas más fascinantes será la de Londres, donde el alcalde Sadiq Khan defenderá su escaño frente al aspirante conservador Shaun Bailey, así como los candidatos Sian Berry, del Partido Verde, Luisa Porritt, del Liberal Demócrata, y un gran número de otros candidatos.

Khan ganó cómodamente en 2016 frente al candidato conservador Zac Goldsmith tras una agria campaña electoral que se vio empañada por acusaciones de islamofobia. Khan sustituyó como alcalde a Johnson, que había ejercido durante ocho años. Goldsmith perdió su escaño de diputado en 2019, pero posteriormente se le concedió un título de par vitalicio.

Khan lleva una cómoda ventaja en las encuestas, pero por momentos se ha visto sacudido por Bailey, un ex trabajador juvenil que, a diferencia de Goldsmith en 2016, comparte el origen de clase trabajadora del actual alcalde.

¿Importan las elecciones?

Dejando a un lado la carrera por la alcaldía de Londres, el Partido Nacional Escocés espera repetir el éxito que tuvo en 2019 en las elecciones al Parlamento escocés, con Nicola Sturgeon esperando que los votantes escoceses la reelijan como primera ministra, cargo que ocupa desde 2014.

Virginia Mayo/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved.
Nicola Sturgeon pronuncia un discurso sobre "El futuro europeo de Europa" en febrero de 2020Virginia Mayo/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved.

Sturgeon ha hecho del futuro de Escocia en la Unión Europea su promesa electoral clave, con la esperanza de que un Estado escocés independiente pueda reincorporarse al bloque tras la salida del Reino Unido a principios de este año. Ha prometido celebrar un nuevo referéndum sobre la independencia si el SNP gana el jueves.

Un nuevo referéndum sería sin duda rechazado por el gobierno de Johnson.

Cuando se trata de los ayuntamientos del Reino Unido, es cierto que cuestiones locales como la recogida de basuras y los servicios tienden a motivar a los votantes más que las líneas ideológicas, pero igualmente, la participación suele ser menor, por lo que suelen ser los políticamente comprometidos -o los realmente enfadados- los que emiten su voto.

Una cuestión clave para los votantes durante las elecciones municipales es el impuesto municipal, y cuánto pagan en su municipio. El impuesto municipal, que no está sujeto a la comprobación de recursos, puede ser una carga enorme para las familias pobres y de clase trabajadora; los ayuntamientos laboristas y liberal-demócratas cobran tasas más altas que los ayuntamientos conservadores.

¿Quién se siente más seguro?

Los escaños que se disputan el 6 de mayo no se han disputado desde 2016 y 2017, mucho antes de que la ola azul de Boris Johnson hiciera que los conservadores ganaran por goleada en diciembre de 2019.

Pero Johnson espera que la respuesta exitosa del Reino Unido a la COVID-19 y las altas tasas de vacunación - ciertamente en comparación con el resto de Europa - jueguen a favor de los conservadores. Al igual que el hecho de que Johnson haya cumplido su promesa de "llevar a cabo el Brexit".

Pero el partido laborista de la oposición tiene un nuevo líder, tras prescindir del divisivo Jeremy Corbyn. Los laboristas esperan que Keir Starmer pueda recuperar a los votantes de centro-izquierda que abandonaron el partido por la postura de izquierda dura de Corbyn y por cuestiones como el escándalo del antisemitismo.

Frank Augstein/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved
El nuevo líder laborista Keir Starmer durante las celebraciones del Día del Armisticio el 11 de noviembre de 2020.Frank Augstein/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved

Los liberales demócratas también tienen un nuevo líder, Ed Davey, después de que su anterior líder, Jo Swinson, perdiera sensacionalmente su escaño en East Dunbartonshire durante las últimas elecciones generales a favor del SNP. Los Lib Dems esperan que puedan empezar a recuperarse de la diezma del partido en las elecciones de 2015, cuando perdió 49 de sus 56 escaños parlamentarios bajo el mandato de Nick Clegg.

Las elecciones municipales son también una rara oportunidad para que el Partido Verde, excluido del parlamento británico debido al sistema de votación por mayoría, muestre sus músculos en la política británica.

Como siempre, en las elecciones municipales suelen hacer campaña los grupos de extrema derecha. En 2010, una oleada de apoyo al Partido Nacional Británico (BNP) les hizo ganar 54 escaños en el consejo, pero en 2019 el partido sólo presentó dos candidatos y perdió ambas contiendas.

¿Por qué se celebran ahora?

Las elecciones debían celebrarse originalmente en 2020, pero se pospusieron un año debido al brote de coronavirus. Aunque en 2001 las elecciones se pospusieron debido al brote de fiebre aftosa, y la duración de este aplazamiento no tiene precedentes en la historia moderna del Reino Unido.

A pesar del éxito del Reino Unido en la vacunación de su población, las precauciones contra la COVID-19 serán un factor notable en las elecciones, con desinfectantes para las manos y pantallas de plástico en los colegios electorales, y se pedirá a los votantes que lleven su propio bolígrafo o lápiz para rellenar su papeleta.

La COVID-19 también ha provocado cambios en el sistema de voto por delegación, que permite a los votantes que han estado expuestos al virus o tienen síntomas obtener un voto por delegación de emergencia hasta las 5 de la tarde del día de las elecciones.

Debido a las dificultades para mantener la protección del personal, es posible que los resultados tanto en Londres como en Escocia no se revelen hasta el sábado. Sin embargo, el resultado de las elecciones parciales de Hartlepool podría conocerse el jueves.