Última hora
This content is not available in your region

Espaldarazo de Portugal a la demanda de Argentina para refinanciar la deuda con el FMI

euronews_icons_loading
El presidente argentino, Alberto Fernández, y el primer ministro portugués, António Costa, se saludan al iniciar su encuentro en el palacio Sao Bento de Lisboa.
El presidente argentino, Alberto Fernández, y el primer ministro portugués, António Costa, se saludan al iniciar su encuentro en el palacio Sao Bento de Lisboa.   -   Derechos de autor  Armando Franca/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

Solidaridad iberoamericana en Lisboa, primera etapa de la gira europea del presidente argentino, Alberto Fernández. El mandatario sudamericano busca apoyos en sus esfuerzos para refinanciar la deuda con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Presidente de turno de Mercosur, su primera cita ha sido con el presidente de turno de la Unión Europa, el primer ministro portugués, Antonio Costa, quien le ha mostrado su total apoyo en unos momentos dramáticos para la comunidad internacional:

- "Estamos en una situación muy particular, porque con esta crisis de COVID-19, es el momento de que, al menos, hubiera una subvención del sobrecargo para ayudar a los países que están simultaneamente enfrentando la necesidad de reducir su deuda y de combatir la COVID-19", decía el primer ministro portugués.

- "Nosotros queremos alcanzar un acuerdo con el fondo. Lo que siempre pedimos es un acuerdo que no nos condicione el futuro y un acuerdo que no nos condicione el desarrollo de una Argentina que está necesitando desarrollarse para acabar con la desigualdad que hoy existe", explicaba el presidente argentino.

La pandemia ha echado por tierra los planes del Gobierno argentino para devolver los 44 000 millones de dólares que recibió el anterior Ejecutivo desde 2018 para evitar la bancarrota. Argentina sumó 2 millones de pobres el año pasado hasta alcanzar los 18 millones, un 44,2% de la población.

Según lo pactado con el FMI, debería comenzar a cancelar el capital dentro de cuatro meses, una espada de Damocles que Alberto Fernández quiere alejar en el tiempo y en el espacio. Su gira europea incluirá, entre otro países, a España, Francia e Italia.