Última hora
This content is not available in your region

¿Qué es el Consejo Ártico y qué quiere conseguir?

Access to the comments Comentarios
Por Sandrine Amiel
Foto de familia de la 12ª reunión ministerial del Consejo Ártico, guardando distancias por la pandemia
Foto de familia de la 12ª reunión ministerial del Consejo Ártico, guardando distancias por la pandemia   -   Derechos de autor  Arctic Council. Twitter
Tamaño de texto Aa Aa

Los ministros de Asuntos Exteriores de los países árticos se han reunido este jueves en Reikiavik (Islandia), donde Rusia asumirá la presidencia rotatoria del Consejo Ártico.

Este foro multilateral reúne a miembros de la OTAN con el principal oponente de la alianza, Rusia.

La reunión se produce en un momento en el que la ampliación de una base aérea rusa en Nagurskoye está causando preocupación en Occidente.

"Nos preocupan algunas de las recientes actividades militares en el Ártico", dijo el martes el secretario de Estado estadounidense Antony Blinken tras llegar a Islandia. "Eso aumenta los peligros de accidentes y errores de cálculo y socava el objetivo compartido de un futuro pacífico y sostenible para la región".

Moscú afirma que se trata de una ampliación legítima y necesaria de una instalación estratégica en consonancia con sus objetivos para la región.

Se cree que el Ártico alberga hasta una cuarta parte del petróleo y el gas aún no descubiertos de la Tierra. Con el impacto del cambio climático, el deshielo ofrece nuevas oportunidades para extraer los recursos y navegar nuevas rutas marítimas.

La región se ha convertido así en una zona de intensa competencia por los recursos naturales para Rusia, por un lado, y Estados Unidos, Canadá, Dinamarca y Noruega, por otro. También China ha mostrado un creciente interés por el Ártico.

Pero los líderes reunidos en Islandia también comparten intereses comunes en el Círculo Polar Ártico, que ha sido históricamente una zona de cooperación en materia de medio ambiente y sostenibilidad.

¿Cómo se desarrolla la competencia y la cooperación en la reunión del Consejo Ártico? ¿Puede el Alto Norte entrar en conflicto en medio de las crecientes tensiones entre Rusia y Occidente?

Euronews analiza lo que está en juego en esta reunión del Consejo Ártico y las posiciones e intereses de los principales actores de la región.

¿Por qué el Ártico se ha vuelto tan estratégico?

"El Ártico es, en muchos sentidos, el nuevo mercado emergente del mundo", afirma Rockford Weitz, profesor de prácticas y director del programa de estudios marítimos de la Fletcher School de la Universidad de Tufts.

"Antes, debido a las duras condiciones y al hielo, ningún ser humano pasaba mucho tiempo en el Ártico. Y eso empezó a cambiar hace unos 15 años, cuando el hielo marino del Ártico empezó a derretirse. Así que de repente hay más accesibilidad a los minerales de petróleo y gas natural", dijo Weitz a Euronews.

"Todos los países están interesados en la extracción de recursos. Sólo diría que es una diferencia de grado. Así que los rusos tienen un poco más de interés en la extracción de gas natural y minerales y petróleo crudo que los otros países, pero esos países siguen teniendo ese interés.

Los canadienses y los países nórdicos, así como Estados Unidos bajo la administración de Biden, están realmente centrados en el cambio climático y la protección del medio ambiente y la sostenibilidad", dijo Weitz.

Incluso los países no árticos están mostrando un interés creciente en la región.

El interés de China consiste principalmente en diversificar su suministro energético, dijo Weitz, "atravesando el estrecho de Bering y pudiendo extraer gas natural noruego y ruso e importarlo a través del Ártico y el Pacífico Norte para evitar el Canal de Suez y el estrecho de Malaca.

Las naciones cercanas al Ártico suelen estar interesadas en las oportunidades económicas, aunque algunos de los países europeos, incluidos Francia y el Reino Unido, también están interesados en la parte militar".

La importancia estratégica del Ártico es inversamente proporcional a su población.

"Es un espacio muy grande y no hay mucha gente. Sólo 4,2 millones de personas viven al norte del círculo polar", comenta Weitz.

David Goldman/Copyright 2017 The Associated Press. All rights reserved.
El Ártico ha pasado de ser una zona inhóspita e inaccesible a convetirse en un Océano de posibilidades económicas.David Goldman/Copyright 2017 The Associated Press. All rights reserved.

¿Qué es el Consejo Ártico y cómo funciona?

El Consejo Ártico es una organización internacional fundada en 1996 para las ocho naciones del Ártico: Canadá, Dinamarca, Finlandia, Islandia, Noruega, Rusia, Suecia y Estados Unidos.

"Es un foro internacional para debatir áreas de colaboración. Dice explícitamente que no puede hablar de cuestiones militares y de seguridad", dijo Weitz.

"[Pero] cuando se trata de cosas como la aplicación de la ley de pesca o la cooperación de los guardacostas, la confusión entre las cuestiones de seguridad y las medioambientales se hace muy estrecha".

Aunque los ocho países árticos son los principales actores del Consejo, no son los únicos.

"El Consejo Ártico es una de las organizaciones internacionales más inclusivas para otras partes", dijo Weitz.

"Tienen una representación permanente de los pueblos indígenas del Ártico, el Consejo Sami, el consejo circumpolar de los Inuits. En todo el Ártico, todas las diferentes poblaciones indígenas tienen estatus de observadores permanentes", dijo.

"Lo han permitido a muchos otros países. Muchos países de la Unión Europea tienen representación en el Consejo Ártico como observadores".

"Japón, China, Corea del Sur, incluso Singapur e India son observadores. Y eso es sobre todo, creo, para ver qué pasa en las conversaciones sobre el Ártico", dijo

El Consejo Ártico tiene una presidencia rotatoria, que cambia cada dos años.

"Sigue siendo un esfuerzo de colaboración entre todos los países del Ártico, pero el presidente tiene cierta influencia en lo que es el enfoque de ese período de dos años", dijo Weitz.

"Así, esta semana, Islandia pasará la presidencia del Consejo Ártico a Rusia. Islandia se ha centrado en cuestiones medioambientales relacionadas con el océano, los plásticos, la contaminación, etc. Y los rusos han dicho que quieren centrarse en el desarrollo sostenible".

¿Qué ha ocurrido en la reunión del jueves?

Como se esperaba, las tensiones geopolíticas han quedado en un segundo plano. Los países del Ártico se han comprometido a luchar contra el cambio climático, tras la publicación de un alarmante informe que estima que el calentamiento global avanza no dos veces sino tres veces más en el Ártico que en el resto del planeta.

"Estamos comprometidos a promover una región ártica pacífica en la que prevalezca la cooperación en materia de clima, medio ambiente, ciencia y seguridad", dijo el jefe de la diplomacia estadounidense, Antony Blinken, en Reikiavik.

"La competencia estratégica que caracteriza al Ártico atrae la atención del mundo", pero "su sello debe seguir siendo la cooperación pacífica", añadió.

El jefe de la Diplomacia rusa Serguéi Lavrov volvió a abogar por la reactivación de las reuniones periódicas entre los jefes de Estado Mayor de la zona para "ampliar nuestras relaciones positivas al ámbito militar". Estas reuniones se han suspendido desde 2014 y la anexión de Crimea por parte de Moscú. Pero el ministro ruso defendió sobre todo "el espíritu de cooperación", proponiendo la celebración de una cumbre de jefes de Estado y de Gobierno en los próximos dos años.

Saul Loeb/AP
Los ministros de Exteriores de EE.UU. Anthony Blinken y Rusia, Serguéi Lavrov en su reunión este miércoles en Reikiavik.Saul Loeb/AP

La cita también ha permitido la primera reunión entre los ministros de las dos potencias en la que, fieles al espíritu del Consejo Ártico, han dejado de lado las tensiones diplomáticas para centrarse en la cooperación, no sin alguna puya más o menos velada.

El encuentro pretende sentar las bases para la reunión de Putin con el Presidente de Estados Unidos, Joe Biden, prevista para el mes que viene.

Weitz nos adelantaba que los ministros hablarían "probablemente de forma bastante directa y a puerta cerrada, sobre algunos de los principales asuntos entre Rusia y Estados Unidos, incluida la guerra cibernética, incluida Ucrania, incluido el Ártico, pero las señales que estoy leyendo de la administración de Biden, así como de Rusia, es que están buscando bajar la temperatura y colaborar más que llevar al conflicto", dijo.

El profesor Weitz cree que aunque haya competencia en el Ártico con la remilitarización de muchas partes eso no se suele discutir en el Consejo Ártico. El Consejo Ártico suele hablar de desarrollo sostenible, de prevención de la contaminación, de cómo crear una economía sostenible para los pueblos indígenas del Ártico. ¿Cómo vamos a poner en marcha las vacunas en el Ártico? Creo que esas serán las conversaciones".

¿Hasta qué punto la competencia ha prevalecido sobre la cooperación en el Ártico?

"En los últimos 20 años, el Ártico ha pasado de ser una zona mayoritariamente de cooperación a ser más competitiva y estamos viendo un esfuerzo diplomático y militar más activo para mostrar al menos una presencia allí", dijo Weitz.

En los últimos años se ha producido una remilitarización del Ártico, más aún después de la espiral de tensiones entre Moscú y Occidente tras la anexión rusa de la península ucraniana de Crimea en 2014.

"Estados Unidos, pero también otros aliados de la OTAN, ven la creciente presencia militar rusa en el Ártico en el contexto del comportamiento cada vez más agresivo de Rusia en la escena internacional", dijo Katarzyna Zysk, profesora de Relaciones Internacionales e Historia Contemporánea en el Instituto Noruego de Estudios de Defensa.

Por ello, Washington envió este año bombarderos B-1 a Noruega. El Ministerio de Asuntos Exteriores ruso criticó la semana pasada "el rumbo de Oslo hacia la militarización del Ártico".

"El aumento de la presencia rusa, más bases rusas en el Alto Norte, también ha provocado la necesidad de una mayor presencia de la OTAN, y hemos aumentado nuestra presencia allí con más capacidades navales, presencia en el aire, y no menos importante, la importancia de proteger los cables submarinos transatlánticos que transmiten muchos datos", dijo el Secretario General de la OTAN, Jens Stoltenberg.

Sin embargo, según Weitz, la cooperación sigue siendo el paradigma dominante en la región, aunque esté perdiendo terreno.

Un ejemplo es la cooperación entre Estados Unidos y Rusia en materia de guardacostas.

"Es un hecho infravalorado que Estados Unidos y Rusia han seguido cooperando en cuestiones de guardacostas en el Ártico y el Pacífico Norte a través del foro de guardacostas del Ártico y el foro de guardacostas del Pacífico Norte", declaró a Euronews.

"Creo que estamos probablemente entre la cooperación y la competencia, y estamos bastante lejos del conflicto".

¿Puede la región entrar en conflicto?

En el futuro, sin embargo, diferentes escenarios podrían llevar a la región a un conflicto.

"En el futuro, a medida que el Ártico se vuelva más accesible debido al cambio climático y el hielo siga retrocediendo, podría producirse algún tipo de conflicto que se desbordaría probablemente casi por accidente debido a la competencia por los recursos", dijo Weitz a Euronews.

La pesca, las fronteras marítimas o los derechos sobre los fondos marinos del Ártico podrían convertirse en objeto de disputa.

"En un principio, podrían producirse escaramuzas entre los guardacostas, pero también se podría ver cierta competencia entre las armadas. Y creo que el escenario más probable sería entre los guardacostas rusos, la Marina rusa y alguna combinación de países de la OTAN. Y así se podría ver ese tipo de giro hacia el conflicto", dijo el experto.

"Dicho esto, creo que la buena noticia entre Rusia y la OTAN es que hay protocolos, hay canales de comunicación - es uno de los beneficios no deseados de la Guerra Fría".

Otro escenario posible es un conflicto que comience en otro lugar y se extienda hasta el Ártico.

"Podría empezar en el Mar Negro, algún tipo de conflicto naval entre Rusia, la OTAN y Ucrania. Y luego ver cómo se extiende hacia el Ártico. Ese es otro escenario en el que se podría ver al Ártico convertirse en una zona de conflicto como parte de un conflicto más global".