Última hora
This content is not available in your region

El cambio climático y las tensiones territoriales entre Rusia y Occidente amenazan el Ártico

euronews_icons_loading
El Secretario de Estado de EE. UU., Antony Blinken se reúne con el Ministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergey Lavrov en Reikiavik, Islandia, el 19 de mayo de 2021.
El Secretario de Estado de EE. UU., Antony Blinken se reúne con el Ministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergey Lavrov en Reikiavik, Islandia, el 19 de mayo de 2021.   -   Derechos de autor  Saul Loeb / Pool Photo vía AP
Tamaño de texto Aa Aa

El cambio climático avanza de forma inclemente en el Ártico, el calentamiento de la zona es tres veces más rápido que en el resto del mundo. Pero este fenómeno no es lo único que amenaza al Ártico. Las disputas territoriales entre Moscú y Occidente son cada vez más tensas.

Este vasto territorio es rico en recursos naturales y su explotación se ha facilitado debido al deshielo que abre nuevas rutas de navegación por el océano Ártico.

Estados Unidos y Rusia se acusan mutuamente de extender sus delimitaciones fronterizas con el fin de hacerse con esas riquezas.

"En los próximos decenios Rusia va a crecer en el Ártico y los territorio boreales", pronosticó el presidente Vladímir Putin en diciembre del año pasado, poco después de aprobar la estrategia de desarrollo del Ártico hasta 2035.

El viceprimer ministro ruso Alexandr Novak, alberga ingentes reservas de hidrocarburos estimadas en "miles de millones de toneladas de crudo y billones de metros cúbicos de gas".

El Consejo Ártico, fundado en 1996, es el encargado del desarrollo sostenible y la protección del medioambiente de la región, está integrado por ocho países: Canadá, Dinamarca, Estados Unidos, Finlandia, Islandia, Noruega, Rusia y Suecia. El miércoles 19 de mayo celebró una cumbre marcada por dichas tensiones.