Última hora
This content is not available in your region

Hallan en Noruega el cuerpo de un bebé kurdo iraní ahogado cruzando el Canal de la Mancha

La imagen publicada por la policía noruega muestra la ropa que llevaba Artin cuando murió después de que la embarcación en la que viajaba su familia se hundiera en 2020.
La imagen publicada por la policía noruega muestra la ropa que llevaba Artin cuando murió después de que la embarcación en la que viajaba su familia se hundiera en 2020.   -   Derechos de autor  Policía noruega
Tamaño de texto Aa Aa

El Canal de la Mancha ya tiene su Aylan Kurdi. Se llama Artin. No hemos visto su imagen pero la de las ropas con las que apareció a miles de kilómetros del lugar donde intentaba llegar al Reino Unido son suficiente.

La policía noruega ha identificado un cadáver hallado en la costa del país a principios de este año como el de un niño de 18 meses desaparecido que se ahogó cuando intentaba cruzar el Canal de la Mancha con su familia.

Se cree que el pequeño, Artin, murió junto con otros cuatro miembros de la familia, incluidos sus padres y dos hermanos, cuando la embarcación en la que viajaban se hundió en octubre.

Los familiares de la familia kurdo-iraní, que intentaba llegar al Reino Unido desde Francia, buscaban respuestas sobre lo que le había ocurrido al pequeño Artin.

Ahora, meses después, la policía ha confirmado su muerte tras identificar un cuerpo que fue encontrado por los agentes el día de Año Nuevo en la costa suroeste del país, cerca de Karmoy.

La policía noruega ha declarado que ha podido identificar al chico tras obtener una muestra de ADN y elaborar "un perfil de ADN completo".

"Ahora hemos confirmado que el niño que fue encontrado es Artin Irannezhad", dijo la policía en un comunicado.

La policía dijo que la familia del niño ha sido notificada de su muerte.

En su declaración, la policía señaló que han pasado meses desde que se encontró el cuerpo de Artin, asegurando que "aunque entienden perfectamente que los familiares están esperando respuestas, era importante llevar a cabo un proceso preciso" y sin errores, dadas las dificultades de la identificación.

"Éramos conscientes desde el principio de que el niño desaparecido tenía un pariente en Noruega, pero era importante determinar si la persona tenía un parentesco lo suficientemente cercano como para proporcionar una base para la coincidencia de ADN", dijo la portavoz Camilla Tjelle Waage en un comunicado. "Cuando se comprobó eso, pedimos a los familiares que entregaran el ADN a la policía".

"Se trata de un proceso minucioso, pero nos complace que ahora hayamos recibido la confirmación de que se trata del niño desaparecido que fue encontrado en Karmøy", dijo. "Esta historia es trágica, pero al menos es bueno poder dar una respuesta a los familiares".

El caso recuerda a la estremecedora imagen del pequeño sirio Aylan Kurdi, que apareció ahogado en las costas turcas cuando intentaba llegar a Grecia junto a su hermano en 2015.