This content is not available in your region

El faro de Cordouan declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco

Access to the comments Comentarios
Por Carmen Menéndez
euronews_icons_loading
Faro de Cordouan
Faro de Cordouan   -   Derechos de autor  AFP

Durante cuatro cientos años el faro de Cordouan se ha alzado como un impresionante centinela entre el océano Atlántico y la desembocadura del estuario del Gironda, en el suroeste de Francia, soportando estoico el embate del mar y el azote del viento.

Es el último faro habitado de Francia y acaba de ser declarado por la Unesco Patrimonio de la Humanidad. Es el segundo del mundo que obtiene ese reconocimiento, después del de A Coruña, en España.

Fue diseñado por el ingeniero Louis de Foix e inaugurado en 1611 sobre una meseta solo visible a marea baja, pero que a marea alta y durante las tormentas se convierte en un entorno muy expuesto y hostil, del que se protege con un espeso muro de piedras a modo de escudo.

Cuando el tiempo lo permite, especialmente en verano, los visitantes acuden en masa, unos 24 000 cada año, para ver y disfrutar del que en Francia conocen como "el rey de los faros".