Última hora
This content is not available in your region

Rusia enoja a Japón al proponer crear una zona franca en las islas Kuriles

Access to the comments Comentarios
Por Carmen Menéndez
euronews_icons_loading
Rusia enoja a Japón al proponer crear una zona franca en las islas Kuriles
Derechos de autor  Dmitry Astakhov/Sputnik via AP
Tamaño de texto Aa Aa

Rusia ha irritado e indignado a Japón al proponer crear una zona franca en las disputadas islas Kuriles.

Rusia arrebató a Japón cuatro de las islas de este archipiélago en los últimos días de la Segunda Guerra Mundial. Desde entonces, Tokio nunca ha dejado de reclamar su soberanía, convirtiendo esta disputa en un motivo histórico de fricción entre ambos países.

Este lunes, el primer ministro ruso, Mijaíl Mishustin, no solo visitó las islas en litigio, situadas en el extremo oriental de Rusia y al norte de Japón, sino que además propuso crear en ellas una zona económica especial.

"Se trata de un conjunto de medidas sin precedentes -afirmó Mishustin-. Sería una buena solución para inversores, empresarios y para la gente que vive aquí. Resultaría interesante para los inversores occidentales, también para Japón, que crearía puestos de trabajo. Este régimen especial permitiría intensificar la actividad económica".

Moscú propone eliminar las tasas aduaneras y bajar el impuesto de sociedades, pero niega que quiera convertir el archipiélago en un paraíso fiscal.

Protesta de Japón, que convoca al embajador ruso en Tokio

El Gobierno japonés ha protestado por esta visita convocando al embajador ruso en Tokio, quien, a su vez, ha calificado la reacción japonesa de "inaceptable".

"La posición de Japón sigue siendo que tiene soberanía sobre las cuatro islas -señaló Katsunobu Kato, el Secretario Jefe del Gabinete nipón-. El Gobierno persiste en su intención de resolver las disputas territoriales y entablar negociaciones con Rusia para concluir un tratado de paz".

El pulso por la soberanía de las islas ha impedido que Rusia y Japón firmen la paz desde que acabó la guerra, en 1945.

El archipiélago está compuesto por 56 islas, pero el problema solo atañe a las cuatro situadas más al sur, en las que viven 20 000 personas. Su importancia es geoestratégica, pero también simbólica e incluso espiritual para los japoneses.