Última hora
This content is not available in your region

NICARAGUA | La oposición logra inscribir candidatos para disputar la presidencia a Daniel Ortega

Access to the comments Comentarios
Por Euronews en español
euronews_icons_loading
El presidente nicaragüense, Daniel Ortega,  y la vicepresidenta, Rosario Murillo, en una imagen tomada en 2018
El presidente nicaragüense, Daniel Ortega, y la vicepresidenta, Rosario Murillo, en una imagen tomada en 2018   -   Derechos de autor  Alfredo Zuniga/Copyright 2019 The Associated Press. All rights reserved.
Tamaño de texto Aa Aa

Los ojos del mundo siguen de cerca la evolución del proceso electoral en Nicaragua, que está siendo muy criticado por la campaña de represión contra la oposición al presidente, Daniel Ortega. El lunes concluyó el plazo para registrar las candidaturas a las elecciones presidenciales del próximo mes de noviembre: fueron admitidas seis, entre ellas las del mandatario saliente y su esposa, Rosario Murillo, como candidata a la vicepresidencia del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSNL).

Un exjefe de la "Contra"

Del resto de candidaturas, destaca la del exjefe de la Resistencia Nicaragüense Óscar Sobalvarro, que llega de la mano de la opositora Alianza Ciudadanos por la Libertad. El otrora conocido como "comandante Rubén" de la "Contra" tiene como número dos a la exreina de la belleza nicaragüense Berenice Quezada. Ambos han hecho un llamamiento a la ciudadanía para poner fin a la era Ortega, que lleva catorce años y medio en el poder y aspira a cinco más.

Condenas internacionales

De hecho, Amnistía Internacional ha acusado a Daniel Ortega de querer perpetuarse en el cargo ("perpetuar la impunidad") tras la detención y encarcelamiento de siete aspirantes a la presidencia que podían hacerle sombra y de una treintena de periodistas y políticos opositores.

La Unión Europea respondió el lunes a la campaña represiva contra la oposición imponiendo sanciones a la esposa de Ortega, la vicepresidenta Rosario Murillo, a uno de sus hijos, y a seis altos funcionarios del Gobierno nicaragüense.

La mayoría de los candidatos detenidos han sido arrestados bajo la acusación de traición a la patria apoyándose en una ley aprobado en diciembre pasado que permite castigar con penas de hasta quince años de cárcel a quienes promuevan la injerencia extranjera o apoyen las sanciones internacionales, una normativa que ha dejado expedito el camino de la reelección a Daniel Ortega.