EventsEventosPodcasts
Loader

Encuéntranos

PUBLICIDAD

COLOMBIA | 2 000 personas bloqueadas en el sur para evitar saturación en la frontera con Panamá

Grupo de personas migrantes bloqueadas en la estación de buses de Pasto, Nariño, Colombia.
Grupo de personas migrantes bloqueadas en la estación de buses de Pasto, Nariño, Colombia. Derechos de autor AFP
Derechos de autor AFP
Por Yaiza Martín-Fradejas con AFP, EFE
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

Las autoridades colombianas prohibieron temporalmente la venta de pasajes de bus en la frontera con Ecuador.

PUBLICIDAD

La estación de buses de Pasto, en el departamento de Nariño, en el sur de Colombia, ha sido escenario de caos y desesperación en los últimos días. Hasta aquí han llegado unas 2 000 personas migrantes, que ahora se encuentran bloqueadas en este paso de la ruta migratoria hacia Estados Unidos. Este punto se ha convertido en un auténtico tapón tras la decisión temporal de las autoridades colombianas de no vender más tickets de bus. El objetivo es descongestionar la siguiente etapa de la ruta: el puerto de Necoclí, en el noroeste del país. Desde allí las personas migrantes llegan a la selva del Darién, frontera natural con Panamá, donde continúan su viaje hacia Norteamérica.

La mayoría de estas personas son haitianas y llegan desde Ecuador pese al cierre de las fronteras. Lo hacen por caminos irregulares debido a la complicada geografía.

Colombia ha solicitado ayuda a sus países vecinos para trabajar conjuntamente en la gestión de esta nueva crisis. Según las autoridades migratorias, las entradas por vía terreste de personas migrantes se han incrementando en los últimos meses debido a las restricciones por la pandemia del coronavirus.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Colombia pide a Panamá crear un puente humanitario que evite a los migrantes pasar por la selva

Necoclí: el lado oscuro del 'oasis' migratorio de Colombia

Las islas Canarias miran a Europa en busca de soluciones a la crisis migratoria