Última hora
This content is not available in your region

Los ciclistas y los peatones ganan terreno en Bruselas

Access to the comments Comentarios
Por Gregoire Lory  & Ana Lázaro
euronews_icons_loading
Los ciclistas y los peatones ganan terreno en Bruselas
Derechos de autor  HATIM KAGHAT/AFP or licensors
Tamaño de texto Aa Aa

La semana de la movilidad acaba de empezar en Bruselas. Durante siete días, los ciudadanos van a poder disfrutar de más espacio público para pasear o pedalear.

Pero hay otras iniciativas que buscan el largo plazo. Desde el pasado uno de enero, la velocidad se ha limitado a 30 km/h en la mayoría de calles. Y el primer balance es alentador.

"Doy las gracias a los automovilistas porque que se está respetando. La gente conduce más despacio, incluso en las calles donde la velocidad se ha mantenido a 50 km/h", explica Elke Van den Brandt, concejala de Movilidad de Bruselas. "Los desplazamientos duran los mismo y esto también es una buena noticia. Y lo más importante es que hay menos accidentes. También hay menos ruido. Esto también es positivo".

Este límite de velocidad es un primer paso para Bruselas. De cara al futuro, el objetivo es mejorar los flujos de tráfico. "Tenemos 50 barrios identificados donde vamos a desarrollar un nuevo plan de circulación: el tráfico de tránsito se canalizará a través de los grandes ejes y el tránsito local se reservará a los vecinos. Es decir, la gente sólo podrá circular para ir a casa o para visitar a alguien. De esta manera los barrios estarán más tranquilos y los niños podrán salir a jugar. La gente podrá caminar e ir en bicicleta. Será mucho más agradables", añade Van den Brandt.

La pandemia ha servido como catalizador para desarrollar este nuevo modelo de movilidad. "Creo que ahora la gente de Bruselas es más consciente de la importancia del espacio público. Mucha gente vive en pisos, no tienen jardín ni terraza, por lo que el espacio público es una especie de extensión de su vivienda. Es muy importante tener un espacio público de calidad, seguro y agradable, que invite a salir", comenta la concejala de Movilidad.

Estos cambios urbanos encuentran dificultades a nivel político, pero también hay resistencia entre los ciudadanos. Aunque las autoridades confían en que los resultados les harán cambiar de opinión. "Cuando empezamos con los carriles bici, el número de ciclistas aumentó en un 60% . Cuando redujimos la velocidad a 30km/h, disminuyó el número de accidentes. Son cosas que tienen un impacto. Obviamente, es algo que hay que explicar a la gente y también hay que negociar a todos los niveles de poder. Pero los resultados están ahí y sé que en cuanto se hacen los cambios, la gente ya no quiere dar marcha atrás", concluye Elke Van den Brandt.