Última hora
This content is not available in your region

Cómo las letales inundaciones de Alemania convirtieron el cambio climático en clave electoral

Access to the comments Comentarios
Por Orlando Crowcroft  & Verena Schad y Marta Rodríguez
Archivo: Armin Laschet y Olaf Scholz se dirigen a los medios de comunicación durante una conferencia de prensa en Stolberg, Alemania, que fue afectada por fuertes lluvias.
Archivo: Armin Laschet y Olaf Scholz se dirigen a los medios de comunicación durante una conferencia de prensa en Stolberg, Alemania, que fue afectada por fuertes lluvias.   -   Derechos de autor  Marius Becker/(c) dpa-Pool
Tamaño de texto Aa Aa

Sarah Branse tuvo que actuar con rapidez cuando las aguas empezaron a subir en su barrio del valle del Ahr, en Renania-Palatinado, el 14 de julio. Enfermera de cuidados intensivos en el hospital Marienhaus de Bad Neuenahr-Ahrweiler, Branse sabía mejor que la mayoría lo que había que hacer.

Branse, de 37 años, puso en marcha inmediatamente una red de ayuda privada, fomentando las donaciones de alimentos, ropa y material eléctrico a través de una página de Facebook y, junto con amigos y vecinos, distribuyéndolas entre las víctimas de las inundaciones a lo largo de un tramo de 70 kilómetros del río Ahr.

Ya había sido una época muy ajetreada para Branse, madre de un niño, que había pasado meses en la primera línea de la pandemia de COVID-19. Justo cuando la vacunación empezaba a aumentar y la amenaza del virus a retroceder, las inundaciones golpearon Alemania y el norte de Europa y lanzaron otra crisis.

Sus prioridades para los posibles candidatos de cara a las elecciones del domingo son dos: una mayor inversión en el servicio sanitario y la voluntad de tomarse en serio el cambio climático.

"Tienen que pasar muchas cosas en materia de política medioambiental. Si adaptamos los cursos de los ríos a nuestras vidas, en algún momento se tomará la revancha", dijo a Euronews.

"Eso es lo que pasó aquí, el río fluyó en su antiguo cauce, la naturaleza recuperó lo que le pertenecía".

Las inundaciones de los días 14 y 15 de julio causaron la muerte de 180 personas en Renania-Palatinado y Renania del Norte-Westfalia, y un total de 224 personas en toda Alemania y Bélgica. Los ríos se desbordaron repentinamente al caer dos meses de lluvia en solo dos días en el norte de Europa.

En respuesta a las inundaciones, el gabinete de Angela Merkel aprobó una ayuda de 30.000 millones de euros, pero a sólo dos meses de unas elecciones generales que pondrán fin a su mandato, fueron las reacciones de quienes quieren sustituirla como canciller las que estuvieron bajo el microscopio político.

Y estas fueron, sin duda, variadas. Los Verdes de Annalena Baerbock optaron por no visitar las zonas inundadas, y su copresidente, Robert Habeck, comentó que lo último que necesitaban los damnificados era que los políticos se presentaran con sus coches llenos de fotógrafos.

Olaf Scholz, el candidato socialdemócrata a la cancillería, se puso las botas de goma y se dirigió al lugar de los hechos con su rival, Armin Laschet, candidato de la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel. Pero aunque viajaron juntos, sus respectivas visitas tuvieron resultados muy diferentes.

Es posible que Scholz tuviera un ojo puesto en la historia: Fue su mentor, Gerard Schroder, quien visitó los lugares inundados a lo largo del río Elba antes de la masiva victoria del SPD en las elecciones al Bundestag de 2002 que le llevaron al poder. Su rival de la CDU en esas elecciones, por el contrario, estaba de vacaciones.

Es dudoso que los votantes hayan establecido esa relación, pero el viaje de Laschet a la zona de la catástrofe fue, sin duda, un desastre en sí mismo, después de que las cámaras le captaran riéndose mientras el presidente alemán, Frank-Walter Steinmeier, rendía un sentido homenaje a las víctimas de las inundaciones.

Laschet se disculpó, pero en las semanas siguientes ha sido derrotado en las encuestas: Scholz y el SPD rondan ahora el 40% de los votos, mientras que la CDU languidece en poco más del 25%.

La frustración de los votantes se ha manifestado tanto en la respuesta a corto como a largo plazo a las inundaciones, en unas elecciones en las que uno de los temas clave para los votantes es el cambio climático.

A pesar de las promesas de miles de millones de euros en fondos, los residentes de las zonas más afectadas se enfadaron porque no hubo ninguna advertencia previa por parte del gobierno a pesar de que se esperaban unas lluvias tan intensas y la respuesta inmediata no fue tan rápida como podría haber sido.

Como demostraron los esfuerzos de Branse y otros residentes, fueron los vecinos y las comunidades de los damnificados los primeros en prestar ayuda y no el gobierno federal.

Olas de calor

Mientras tanto, la CDU de Merkel -que ha estado en el poder durante 50 de los últimos 70 años en Alemania- ha sido culpada por la falta de urgencia que ha definido hasta ahora la respuesta del gobierno al cambio climático, especialmente tras las olas de calor que arrasaron el país en 2018.

Cabe destacar que la CDU ha encontrado tradicionalmente apoyo en los núcleos industriales de Alemania y cuenta con apoyos financieros y políticos dentro de su considerable industria automovilística. Aunque Laschet se ha comprometido a que Alemania avance hacia la neutralidad del carbono, también dijo tras las inundaciones que el país no debería cambiar sus políticas "solo por un día como hoy."

Los Verdes de Alemania, por su parte, llevan décadas tocando este particular tambor, y en 2019 -tras las olas de calor- consiguieron un histórico 20% de los votos en las elecciones en el Parlamento Europeo. En la actualidad, sus perspectivas de voto son solo ligeramente inferiores a las de la CDU, y si no fuera por la racha personal de escándalos de Baerbock en los medios de comunicación, se podría decir que el domingo tendrían una cuota de votos considerable.

Eso deja al SDP y a Scholz, y a una probable coalición con los verdes si, como se espera, salen como el mayor partido tras las elecciones, pero sin llegar a la mayoría absoluta. Los recientes resultados en Noruega, donde la izquierda obtuvo una victoria aplastante con un programa sobre el cambio climático y el derrocamiento de ocho años de gobierno conservador, no harán sino reforzar las esperanzas del SPD.

En Noruega, los partidos de izquierda -que están dispuestos a ayudar al laborista Jonas Gahr Støre a convertirse en primer ministro- se presentaron con una plataforma para acabar con la lucrativa industria petrolera del país con el fin de combatir el cambio climático. En Alemania, será otra industria lucrativa -la del automóvil- la que necesitará una reforma seria si el país se toma en serio la neutralidad del carbono.

Se acabó la "temporada tonta"

Aparte del cambio climático como tema, las inundaciones han tenido un impacto en las elecciones, ya que han traído una cobertura de noticias críticas a Alemania durante un periodo de tiempo que suele conocerse como la "temporada tonta": los meses de verano, cuando la mayoría de los alemanes desaparecen de vacaciones. Incluso en un año electoral, los políticos suelen levantar el pie del acelerador en verano. Pero no en 2021.

En el Ahr, el cambio climático no es un reto teórico o político para la próxima década, sino uno existencial.

"Muchas empresas están cerrando definitivamente porque los propietarios han llegado a una edad en la que no tiene sentido que reconstruyan. Esto significa que los puestos de trabajo van a desaparecer", explica a Euronews Wilhelm Schulz, residente en el valle del Ahr.

"Algunos también están cuestionando el tipo de calidad de vida que se puede tener aquí. Era muy alta, pero ahora todo está destruido".

Incluso fuera de las zonas devastadas por las inundaciones, en el sur de Baviera, los residentes creen firmemente que el cambio climático y un enfoque sensato del mismo es primordial.

"En las últimas semanas hemos visto desde catástrofes por inundaciones, incendios y olas de calor", dijo a Euronews Franziska Grotz, de Kempten.

"Hemos tenido frío y lluvia durante todo el verano. El cambio climático ya no es un escenario, sino una realidad. Es imperativo que tengamos que hacer algo para, al menos, contener el calentamiento hasta el punto de que podamos seguir viviendo en el mundo. Es simplemente la cuestión más importante ahora".