Última hora
This content is not available in your region

Precios de la energía en Europa: ¿Cómo podemos ahorrar en las facturas de gas y electricidad?

Access to the comments Comentarios
Por Lauren Chadwick  & Marta Rodríguez Martínez
Muchos consumidores van a tener que reflexionar sobre cómo reducir la factura energética este invierno
Muchos consumidores van a tener que reflexionar sobre cómo reducir la factura energética este invierno   -   Derechos de autor  JEFF PACHOUD/AFP
Tamaño de texto Aa Aa

Los precios del gas natural se están disparando en Europa, multiplicándose por más de siete desde el año pasado, en una crisis que provocará aumentos en las facturas de energía de los consumidores, a pesar de los esfuerzos de las autoridades europeas.

Se debe en parte al aumento de la demanda a medida que se suavizan las restricciones de la pandemia de COVID-19 en muchos países. Los consumidores también utilizaron más gas natural para la calefacción durante un largo invierno en Europa el año pasado y las reservas están muy bajas.

Es probable que el aumento de los precios se note más en las facturas de los consumidores a medida que bajen las temperaturas en Europa, pero los expertos dicen que hay muchas formas de intentar reducir las facturas energéticas para los ciudadanos de la UE.

Eficiencia energética

Una de las cosas más obvias que pueden hacer los consumidores es utilizar menos energía y saber qué es lo que más consume.

"La energía más barata es la que no utilizamos", dice Eoin Kelly, responsable de política energética de la Organización Europea de Consumidores. "La calefacción y el agua juntos pueden costar alrededor del 50% de las facturas de muchos usuarios", explicó.

Kelly dirige el Proyecto STEP, que ofrece asesoramiento y soluciones de bajo coste a las personas que corren el riesgo de no poder pagar sus facturas de energía. Dice que hay muchas formas sencillas para que los consumidores reduzcan el consumo de agua que y aíslen mejor sus hogares para mantener las facturas de energía más bajas.

Esto incluye no bloquear los radiadores con ropa o muebles para que puedan calentar adecuadamente las habitaciones y no cargar teléfonos y ordenadores innecesariamente.

Kelly dice que se puede perder alrededor del 20% del calor a través del suelo y alrededor del 25% a través del ático, por lo que es bueno asegurarse de que están bien aislados.

Utilizar un cabezal de ducha de bajo caudal también puede reducir considerablemente el consumo de agua y disminuir la factura energética.

Comparar los contratos entre proveedores

Los consumidores también deberían revisar sus contratos de energía y pueden comparar posibles proveedores, sugieren los expertos.

"Sabemos por nuestro seguimiento que un buen número de consumidores en Europa siguen con su proveedor tradicional, es decir, el que tenían antes de la liberalización", dice Dennis Hesseling, jefe del departamento de infraestructuras, gas y venta al por menor de la Agencia de Cooperación de los Reguladores de la Energía de la Unión Europea (ACER).

"Muy a menudo, no siempre, pero sí muy a menudo hay ofertas más baratas en el mercado".

Se puede tener un contrato de precio fijo, que es más caro pero no fluctúa, o un contrato variable, que depende más del mercado, por ejemplo.

"Es muy, muy importante mirar las diferentes opciones de contratos de energía que se te ofrecen", dice Marine Cornelis, fundadora de Consumer Next Energy y embajadora del Pacto Verde climático de la UE.

"En Europa existen algunas herramientas de comparación de precios en las que se pueden comparar realmente, con el sistema certificado, los diferentes precios que ofrecen los distintos proveedores. Y esta es una forma de, al menos, controlar y saber lo que vas a gastar".

Hesseling añade que consultando estas páginas web de comparación, que suelen estar certificadas por defensores del pueblo o reguladores, la gente puede comparar diferentes ofertas.

"Normalmente introduces tu consumo de energía, obtienes una visión general de las ofertas que están disponibles para ti como consumidor, y puedes compararlas y ver cuál es más barata. Y en algunos casos, puede encontrar otro proveedor que le ofrezca la misma electricidad y el mismo gas a un precio más barato", dijo.

Sin embargo, aunque un contrato de precio fijo puede ser más caro, los expertos animan a la gente a quedarse con estos contratos durante la crisis de precios, ya que un contrato variable se verá más influido por los altos precios.

También es importante verificar si se tiene derecho a algún beneficio dependiendo del contrato específico. En España, por ejemplo, el "Bono social" o descuento energético del Gobierno se aplica a los contratos del mercado regulado, donde se ofrecen pocos contratos de precio fijo. Francia también aplica un "cheque energía" para los hogares con más dificultades.

Es complicado... así que hable con los proveedores y otros para obtener ayuda

Los consumidores también pueden hablar con los proveedores sobre un posible plan de pagos cuando las facturas suban este invierno, dicen los expertos, o buscar ayuda a través de organizaciones de consumidores y organizaciones sin ánimo de lucro centradas en la pobreza energética.

"El problema es que muchas veces a los consumidores les resulta difícil comparar precios. Puede que no tengan tiempo o recursos. No todos podemos ser defensores profesionales de los derechos de los consumidores. Conocer los derechos del consumidor no debería ser un trabajo a tiempo completo", dice Kelly, que trabaja para informar mejor a la gente sobre cómo hacer frente a la pobreza energética.

Muchas organizaciones benéficas también trabajan para empoderar a la gente y educarla sobre cómo acceder a los subsidios que están disponibles a través de la divulgación local y las asambleas de ciudadanos.

"Las personas que ya tienen dificultades tienden a sentir que el sistema no está diseñado para ellas o que no tienen derecho a [las ayudas] porque puede haber otras personas que sufran más", afirma Cornelis.

Puede ser difícil superar las lagunas burocráticas para acceder a las ayudas disponibles.

Al descuento del gobierno español sólo accede alrededor de una de cada tres familias que cumplen los requisitos.

"Tenemos un bono social muy rácano, muy tacaño, muy difícil, muy burocrático, con unas condiciones muy exigentes... y por eso el descuento del bono social es muy pequeño", afirma Enrique García, de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), una importante organización de consumidores independiente española.

Muchos expertos y organizaciones benéficas también piden a los gobiernos que prohíban los cortes eléctricos para evitar que las personas que no pueden pagar sus facturas se queden sin luz o calefacción, algo que muchos hicieron durante la pandemia.

"Hay que facilitarles las cosas [a los consumidores]. Su facturación debe ser más clara y se les debe dar mejores herramientas para comparar y encontrar un proveedor diferente", añadió Kelly.

Toda nuestra cobertura sobre la Crisis del Precio de la Energía en Europa.