This content is not available in your region

La Palma cumple un mes desde que comenzó la erupción volcánica en Cumbre Vieja

Access to the comments Comentarios
Por Juan Carlos De Santos Pascual  con EFE
euronews_icons_loading
Erupción volcánica en La Palma
Erupción volcánica en La Palma   -   Derechos de autor  Saul Santos/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved.

Un mes viviendo sobre el infierno. La erupción del volcán de Cumbre Vieja en la Palma no cesa. Desde el 19 de septiembre no deja de emitir cenizas. Miles y miles de toneladas de dióxido de azufre.

"Es barre y barre y cada vez que barres te cae más ceniza y más ceniza", señala una vecina

Las coladas ya han destruido casi 2.000 edificaciones y cubren más de 800 hectáreas. La isla española no ha dejado de temblar recordando cada día a sus vecinos que en cualquier momento pueden ser evacuados a otro lugar

"Me suelo despertar con los terremotos que hay", apunta otra residente de La Palma. "Nos levantamos todos los días mirando a ver si no los escuchamos. A ver si ya por fin terminó", señala otro palmero.

De momento hay unos 7000 damnificados. Según los expertos la erupción del volcán de la isla española de La Palma "sigue fuerte" y se prevé que la segunda colada llegue al mar en pocas horas.

"Tenemos una actividad efusiva importante respecto a los tres últimos días y como podemos ver las coladas de lava siguen su curso. Si que es cierto que el frente de la colada norte se ha ralentizado un poco la velocidad", apunta el ingeniero del Instituto Geográfico Nacional, José Luis Valle.

Durante la noche ha llegado mucho material de lava a la segunda colada, por lo que se ha acelerado su avance, y está a unos 30 metros del acantilado, en Tazacorte, lo que podría obligar a nuevos desalojos de vecinos.

En cuanto a la evolución de la erupción, el portavoz de Involcan ha manifestado que se mantiene "estable dentro de la fortaleza", pues emite "muchísima" lava y sigue tirando gases que al parecer van a seguir "un rato largo".

Durante el lunes se registraron unas 10.000 toneladas de dióxido de azufre. La actividad no cesa y hasta que no emita menos de 400 toneladas de dióxido de azufre al día no podrá decirse que este infierno llega a su final.