This content is not available in your region

Tarjeta roja a la violencia verbal y física de los padres en el fútbol infantil irlandés

Access to the comments Comentarios
Por Ken Murray
euronews_icons_loading
Un árbitro saca la tarjeta roja a los insultos de los padres de niños futbolistas
Un árbitro saca la tarjeta roja a los insultos de los padres de niños futbolistas   -   Derechos de autor  Euronews

Glen Geraghty dedica su tiempo libre todos los fines de semana a arbitrar partidos de fútbol en la liga escolar de Dublín.

Recientemente, ha aparecido en los titulares de los medios por haber sido objeto de abusos por parte de padres hostiles que no están de acuerdo con algunas de sus decisiones en el campo.

“Cada fin de semana, hay abuso verbal por parte de los padres, principalmente, los entrenadores también, incluso los jugadores se involucran. Cuando me visto de árbitro siempre espero el abuso verbal, como la mayoría de los colegiados. Estamos ante un desafío", explica Geraghty.

“En algunos partidos hace poco, incluso un jugador me llegó a atacar. Se trata de una práctica que reta a los árbitros", prosigue el árbitro.

Los niveles de violencia por parte de los progenitores han empeorado recientemente, cerca de 1.000 encuentros entre adolescentes tuvieron que cancelarse cuando los árbitros optaron por ir a la huelga, una medida que llevó a numerosos jugadores de alto perfil a publicar mensajes en Twitter.

"Sin colegiado, sin juego, apoye al árbitro del partido”, dijo Niall Quinn, exinternacional irlandés en la red social.

El analista del colectivo arbitral, Errol Sweeney, que dirigió partidos de la Premier League sudafricana, llegó incluso a recibir disparos. Afirma que algunos padres deben mostrar cierta madurez en los terrenos de juego.

“Los padres necesitan crecer porque algunos de ellos no parecen haberlo hecho y dejar que los niños disfruten del juego. Si pierden, han perdido, pero el problema es que algunos padres van a los encuentros y quieren ser entrenadores, directores, mentores y todo lo demás", asegura Sweeney.

"Tienen un entrenador, déjalos seguir con el trabajo y retrocede", subraya el experto.

La liga escolar de Dublín y la Asociación de Fútbol de Irlanda aseguran que no tolerarán más abusos por parte de padres rebeldes, una advertencia para que los clubes vigilen a sus aficionados.

"Normalmente, el papel de los padres pasa por aplicar la disciplina a sus respectivos hijos, sin embargo, los incidentes en Dublín en las últimas semanas demostraron que ha llegado el momento de que algunos padres se la apliquen a sí mismos. Si no lo hace en las próximas semanas y meses, es posible que sus equipos nunca vuelvan a jugar", relata desde Dublín Ken Murray, periodista de Euronews.