This content is not available in your region

Estado de emergencia y despliegue del Ejército por las inundaciones en el oeste de Canadá

Access to the comments Comentarios
Por euronews  con EFE
euronews_icons_loading
Estado de emergencia y despliegue del Ejército por las inundaciones en el oeste de Canadá
Derechos de autor  Darryl Dyck/The Canadian Press via AP

Se declara el estado de emergencia y se despliega el Ejército en el oeste de Canadá debido a las lluvias torrenciales.

La fuerza aeréa va a ayudar a evacuar a miles de personas que han quedado atrapadas en la provincia de Columbia Británica.

Vancouver, la tercera mayor ciudad de Canadá donde viven unos 2,6 millones de personas, ha quedado aislada por las lluvias y el deslizamiento de tierras/ con las autopistas bloqueadas.

Así detallaba la situación, John Horgan, el primer ministro de la provincia de Columbia Británica.

"Miles de personas se han visto obligadas a abandonar sus hogares bajo órdenes de evacuación, y muchas otras se quedaron varadas entre los cierres de las carreteras y los desprendimientos de tierra. Ayer, la Real Policía Montada de Canadá confirmó que los corrimientos de tierra se han cobrado al menos una vida. Es una noticia devastadora para una familia. Pero, lamentablemente, tememos que haya más víctimas mortales en los próximos días".

En efecto, varias personas están desaparecidas. Horgan dijo que el estado de emergencia incluirá restricciones de viaje para que el transporte de bienes esenciales los servicios médicos y de emergencia lleguen a las comunidades que los necesitan. Pidió a la población que no acumule bienes.

Por otro lado, unas 1.100 personas en la población de Hope, unos 160 kilómetros al este de Vancouver, están aisladas y sin suministros. Las únicas provisiones que están llegando son transportadas por los helicópteros de los equipos de rescate.

Horgan detalló que la magnitud de estas inundaciones son un acontecimiento que ocurre una vez cada 500 años y advirtió que con el cambio climático este tipo de fenómenos extremos se volverán cada vez más frecuentes.

"Son tiempos muy difíciles. Llevo dos años en este estrado hablando de los tiempos difíciles a los que nos hemos enfrentado: desafíos sin precedentes en materia de salud pública, incendios forestales, cúpulas de calor y, ahora, inundaciones debilitantes que nunca antes habíamos visto", dijo Horgan.

Un río atmosférico implacable en una región castigada por el calor

Las inundaciones las provocó un fenómeno de "río atmosférico". Ocurre cuando una corriente de aire originada en los trópicos transforma el aire cargado de humedad hasta otras latitudes. Los expertos como el meteorólogo Scott Duncan advertían de lo que iba a ocurrir desde varias horas antes.

Y las previsiones se confirmaron, con el día más húmedo de la historia en muchas zonas. Cayeron 100 milímetros en lugares como Abbotsford, que solo 140 días antes había registrado su récord de calor: 42,9º C, según el meteorólogo Tyler Hamilton.

Se da la circunstancia además de que la misma región se vio afectada el pasado verano por una ola de calor y una oleada de incendios sin precedentes.

De hecho los incendios han agravado las inundaciones. La falta de vegetación ha favorecido los corrimientos de tierras y ha disminuido la capacidad de absorción de agua del suelo.

Los expertos consideran que el cambio climático está afectando a las corrientes atmosféricas favoreciendo este tipo de episodios. El calentamiento global favorece las precipitaciones, porque favorece la evaporación y el aire caliente almacena más humedad.

Las inundaciones y las tormentas se han convertido en el fenómeno meteorológico extremo más frecuente y más destructivo. Aunque las olas de calor provocan más víctimas, según el último informe de la Organización Meteorológica Mundial que repasa las catástrofes de los últimos 50 años.