This content is not available in your region

España impone cuarentena a los casos contacto de la variante ómicron

Access to the comments Comentarios
Por Escarlata Sánchez  con AP
Vacunas contra la COVID-19 en el centro de vacunación WiZink Center de Madrid
Vacunas contra la COVID-19 en el centro de vacunación WiZink Center de Madrid   -   Derechos de autor  AP Photo   -  

En España vuelven las colas para vacunarse, mientras se intensifica la campaña de la dosis de refuerzo. Sanidad ha establecido cuarentena obligatoria para los casos que hayan tenido contacto con la variante ómicron, aun teniendo la pauta completa, y también en caso de duda, ya que la confirmación del tipo de variante no suele estar disponible en el momento del diagnóstico.

"El bicho" no va a parar hasta que nos vacunemos todos

"Aparecen nuevas variantes pero en cualquier caso, la concienciación es mayor y creo que es un factor muy importante y el bicho no parará hasta que estemos todos vacunados", decía Bea Alonso, empleada de banca.

En busca del pequeño sector de los no vacunados

Las autoridades aumentan los esfuerzos para vacunar a la pequeña proporción de población que aún no lo ha hecho. Según una reciente encuesta, un tercio del 1,5 millón de adultos no vacunados tiene previsto hacerlo, pero el 3% de los encuestados lo evitará a toda costa; y eso equivale a un millón de personas de la población total del país.

Madrid anuncia la vacuna para los niños de 5 a 11 años

Madrid repartirá un test de antígenos por habitante y anuncia la vacuna para niños de 5 a 11 años, una medida que aún sin aprobar en España. Los expertos insisten en el uso de mascarillas, obligatorio en espacios cerrados.

Protestas del Sindicato de Enfermería SATSE ante el Congreso

Mientras el Sindicato de Enfermería SATSE, reclamaba ante el Congreso de los Diputados de Madrid más medios frente a la precariedad sanitaria.

Piden más del 6% del PIB para la Sanidad

El presidente de la organización no ha descartado realizar una huelga y lamentó que la Sanidad se mantenga con el seis por ciento del PIB mientras que otros países, como Francia o Noruega invierten el ocho y nueve por ciento respectivamente.