El papa Francisco llama a superar la "indiferencia y el desprecio" hacia los migrantes

El papa Francisco dirigió una santa misa en la "Sala de Conciertos Megaron" en Atenas, Grecia, el domingo 5 de diciembre de 2021.
El papa Francisco dirigió una santa misa en la "Sala de Conciertos Megaron" en Atenas, Grecia, el domingo 5 de diciembre de 2021. Derechos de autor AP / Alessandra Tarantino
Derechos de autor AP / Alessandra Tarantino
Por Euronews con Agencia Efe
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

Tras su visita a un campo de refugiados en la isla de Lesbos, el jefe del Vaticano celebró una multitudinaria misa en Atenas con 2 500 asistentes. Allí pidió no evadir el grito de ayuda de los migrantes.

PUBLICIDAD

"No hay lugar que Dios no quiera visitar", esas fueron las palabras del papa Francisco durante su visita en Grecia, país que guarda una pequeña comunidad católica.

El jefe del Vaticano celebró en la ciudad de Atenas una misa frente a unos 2 500 asistentes totalmente emocionados por la presencia de Francisco, que no suele incorporar al país en sus giras.

Sin embargo, en los últimos años la comunidad católica griega ha ido en aumento debido a la llegada de trabajadores extranjeros, como polacos y filipinos. Se estima que hay unos 300 000 católicos en este país de tradición ortodoxa.

El Papa ha aprovechado la ocasión para mandar un contundente mensaje a los fieles:

"Les pido que superen la indiferencia que mata, el desprecio cínico que condena despreocupadamente a la muerte a los marginados. Dejemos de ignorar la realidad, dejemos de trasladar constantemente la responsabilidad, dejemos de trasladar la cuestión de la migración a otros, como si no le importara a nadie y sólo fuera una carga inútil que debe soportar otro".

Previamente, durante la mañana del domingo, el papa Francisco realizó una emotiva visita al campo de refugiados en la isla griega de Lesbos. Para los refugiados, la llegada del Papa supone una gran esperanza.

"La visita del Papa es una bendición para nosotros. Tenemos muchos problemas aquí como refugiados, mucho sufrimiento. Soy vulnerable, no tengo papeles, estoy aquí con mi familia. Nos sentimos abandonados", expresa Enice Kiaku, solicitante de asilo cogoleña en Lesbos. 

La visita del sumo pontífice  a la capital griega es la primera visita de un Papa desde Juan Pablo II en 2001.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

"La guerra de nuestros días" es el drama de la inmigración denuncia el papa desde Chipre

El drama de los bajos salarios en Grecia: "Hay una explotación laboral terrible"

La llama olímpica ilumina el camino hacia los Juegos de París 2024