This content is not available in your region

La expolicía Kim Potter, culpable de homicidio involuntario en la muerte de Daunte Wright

Access to the comments Comentarios
Por EFE
euronews_icons_loading
La expolicía Kim Potter, culpable de homicidio involuntario en la muerte de Daunte Wright
Derechos de autor  (Court TV via AP, Pool

Un jurado declaró este jueves culpable de todos los cargos a la policía blanca de Brooklyn Center que en abril mató al joven negro Daunte Wright con su pistola, supuestamente por error cuando quería inmovilizarlo con su arma de electrochoque o táser.

Tras tres días y medio de deliberaciones, el jurado halló culpable a la policía Kim Potter de los dos cargos que afrontaba: homicidio involuntario en primer y segundo grado.

El primer cargo acarrea una pena máxima de 15 años de cárcel y multa de 30.000 dólares, mientras que el segundo conlleva 10 años de prisión y multa de 20.000 dólares.

En una sala en silencio, la jueza Regina Chu leyó la decisión del jurado mientras Potter escuchaba de pie mientras dos personas apoyaban sus manos en los hombros de la acusada, en señal de apoyo.

Potter no gesticuló y se mantuvo en calma, solo tragando saliva con cierta dificultad en alguna ocasión y mirando a los lados, según las imágenes de las televisiones locales, que retransmitieron la vista en directo.

Wright falleció el pasado 11 de abril en Brooklyn Center, un suburbio de la ciudad de Mineápolis (Minesota), porque Potter, según la versión oficial, confundió su táser con una pistola de fuego durante un control de tráfico.

El video del suceso, que fue hecho público por las autoridades locales y que fue reproducido durante el juicio, muestra cómo tres agentes se aproximan al vehículo de Wright y uno de ellos intenta esposarlo, pero el joven se resiste.

Entonces, como se ve en la grabación, empieza un forcejeo y la agente saca su pistola y grita a modo de aviso: "¡Táser! ¡táser! ¡táser!". Después se oye un disparo y la agente exclama con sorpresa: "Le he disparado".

Los policías aseguran que pararon el vehículo, porque no tenía algunos papeles en regla, pidieron la identificación a Wright y se dieron cuenta de que tenía una orden de arresto pendiente, por lo que intentaron detenerlo.

Fue en ese momento cuando el hombre intentó volver a meterse en el vehículo y recibió un impacto de bala.

Durante el juicio, que se celebró en Mineápolis, la ya exagente tuvo que responder a múltiples preguntas que la fiscal le hizo sobre el arma de electrochoque y las diferencias que tiene con respecto a la pistola reglamentaria tanto en su tamaño como en su forma y su peso.

Como mostraban las imágenes expuestas durante el juicio, el táser es más grande y aparatoso que la pistola.

La muerte de Wright sucedió cerca de una ciudad -Mineápolis- con los ánimos ya caldeados por el juicio por el asesinato en mayo de 2020 del afroamericano George Floyd a manos del entonces policía Derek Chauvin, que se estaba celebrando justo esos días.

En mayo de 2020, Chauvin mató a Floyd por asfixia tras presionar su rodilla contra el cuello de la víctima durante más de nueve minutos. El expolicía fue condenado por este crimen a 22 años y medio de cárcel.

EFE