This content is not available in your region

Róterdam desmontará un icónico puente para dar paso al yate de Jeff Bezos

Access to the comments Comentarios
Por Euronews  con EFE
euronews_icons_loading
eEl canal de Rotterdam Koningshaven con el puente "De Hef" al fondo
eEl canal de Rotterdam Koningshaven con el puente "De Hef" al fondo   -   Derechos de autor  SEBASTIEN BOZON / AFP

El municipio neerlandés de Róterdam desmantelará su icónico puente De Hef para que un yate comprado por el fundador de Amazon, Jeff Bezos, pueda cruzarlo.

La decisión desató la polémica ya que el ayuntamiento prometió no tocar este monumento nacional tras su restauración en 2017.

Según ha confirmado el presidente de la Sociedad Histórica de Róterdam, Ton Wesselink, el ayuntamiento ya ha autorizado el desmontaje del puente y, aunque "el riesgo de que se dañe la estructura puede reducirse casi a cero porque los trabajos serán realizados por gente profesional, el riesgo siempre estará ahí", ha reconocido.

El puente es también un monumento histórico, una rareza en la ciudad que sufrió importantes daños en la Segunda Guerra Mundial.

"No tenemos muchos edificios históricos en Róterdam. Muchos monumentos se perdieron durante la guerra, y este puente nos gusta mucho. Fue restaurado hace unos años y se prometió no tocarlo, así que no se entiende que ahora, sólo porque un barco quiera pasar, tengamos que desmantelarlo", dijo Wesselink.

Bezos, considerado el hombre más rico del mundo, encargó a una empresa holandesa la construcción de un yate gigante que tendrá tres mástiles, por lo que será demasiado alto para pasar por debajo del puente, lo que llevó a la empresa a pedir al ayuntamiento que desmantele la estructura central. El propio Bezos correrá con los gastos.

El puente, construido en 1878, también resultó gravemente dañado en un bombardeo en la década de 1940 y fue una de las primeras estructuras de la ciudad en ser restaurada tras la guerra.

Cuando el puente se cerró al tráfico ferroviario en 1993, la ciudad desechó un plan para demolerlo debido a la fuerte resistencia de los residentes de Róterdam.

Marcel Walravens, responsable de De Hef, declaró al periódico local Rijnmond que se accedió a la petición del constructor naval porque "afecta al paso de un barco con... mástiles altos". También declaró que en otros puentes "se puede pulsar un botón y se abren, pero eso no es posible con De Hef porque tiene una altura máxima".

Según él, una solución alternativa -terminar sólo parcialmente el barco en la zona donde se está construyendo en el municipio de Alblasserdam, al oeste de los Países Bajos, para trasladarlo por De Hef y luego terminarlo en otro lugar- no es "práctica".

Se calcula que el barco tiene un valor de 430 millones de euros y, con 127 metros de eslora, será el mayor velero del mundo.

Walravens subrayó que se tuvo en cuenta el interés económico de la región a la hora de acordar su construcción, ya que "desde el punto de vista financiero y de mantenimiento del empleo, este proyecto es muy importante".

Recordó que "Róterdam fue declarada capital marítima de Europa, y la construcción naval y la actividad conexa son un pilar importante [de la industria]".

El plan es restaurar la parte central del puente tras el paso del barco.

Walravens también recordó que el ayuntamiento se comprometió a no volver a desmontar la estructura después de que se realizara una restauración a gran escala en 2017.

No está claro cuándo se llevarán a cabo estas tareas, ni cómo se desmantelará el puente, pero "la preparación llevará alrededor de una semana, hay muchos cables en De Hef y en cuanto se quita el primero, ya no funciona nada". Wesselink cree que el desmontaje del puente tendrá lugar en algún momento del verano.

La esperanza es retirar la parte central del puente en cuestión de días "y con suerte" volver a colocar todo en su sitio en una semana.

"Esperemos que Bezos pague al municipio el dinero suficiente para que podamos invertirlo en el mantenimiento de nuestro patrimonio nacional. Estas cosas no se pueden hacer", lamentó Wesselink.