This content is not available in your region

Hablan los expertos sobre la reforma del Ejército ucraniano: "El país no tiene opción"

Access to the comments Comentarios
Por  Mikhail Salenkov
Un francotirador ucraniano se desplaza a una posición en la línea del frente en la región de Luhansk, al este de Ucrania
Un francotirador ucraniano se desplaza a una posición en la línea del frente en la región de Luhansk, al este de Ucrania   -   Derechos de autor  Vadim Ghirda/Copyright 2022 The Associated Press. All rights reserved.

A principios de febrero, el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, firmó un decreto para aumentar el número de efectivos del Ejército -de 250.000 hasta 350.000 hombres- y la transición gradual hacia un ejército profesional. Un documento que prevé también un aumento de la asignación enconómica de los militares y una mejora de los contratos.

"Este decreto no es porque se avecine una guerra. Este decreto es para que la paz continúe. Estoy feliz de firmarlo", aseguraba el mandatario en la Rada Suprema, el Parlamento ucraniano. Expertos militares del país ya han dado el visto bueno a la nueva reforma.

En la actualidad, el Ejército ucraniano está formado por tres categorías de militares: los militares profesionales, los contratados y los reclutas. El número total, según datos oficiales, es de unas 250.000 personas, entre las que aproximadamente un 10% son reclutas.

Durante su intervención, Zelenski aseguró que el Ejército ucraniano, que cuenta con 300.000 reservistas, y se encuentra está "al mismo nivel" que otros ejércitos de países de la OTAN.

El que dio más detalles sobre el plan fue el ministro de Defensa ucraniano, Oleksiy Reznikov. Comentó que la transición a un ejército profesional se realizará por etapas a lo largo de cuatro años.

"Hemos preparado una visión del modelo, en cuya primera etapa se mantiene el reclutamiento, pero se introduce como alternativa la formación militar intensiva en un periodo de tiempo muy corto. Al someterse a esta formación, los jóvenes no tendrán que hacer el servicio militar obligatorio. En cambio, aprenderán conocimientos militares básicos", explicó el ministro.

Además, en una publicación en diciembre, el propio ministerio afirmaba que "el Ejército de tierra ucraniano se encontraba entre los más fuertes de Europa". y añadía que el paso a un ejército profesional era un "sueño".

Una reforma planeada, pero no aplicada

El teniente general Ihor Romanenko, antiguo jefe adjunto del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Ucrania, recuerda que el debate sobre la transición a un ejército profesional lleva mucho sobre la mesa.

"Los políticos han hablado en numerosas ocasiones del enfoque contractual, entre ellos la exprimera ministra Yulia Timoshenko y el expresidente Viktor Yanukovich, pero estos proyectos nunca se han llevado a cabo. La base para su puesta en marcha es el apoyo financiero y global, pero lo principal es la voluntad política. A menudo, estas declaraciones se han hecho para aumentar la popularidad de cara a futuras elecciones. Pero en la situación en la que nos encontramos, el proceso debe ponerse en marcha", - opina Romanenko.

El experto afirma que la reserva de movilización de las Fuerzas Armadas aumentará con este viraje hacia la formación intensiva porque tanto hombres como mujeres podrán inscribirse.

Mikhail Samus, subdirector del Centro de Estudios sobre el Ejército, la Conversión y el Desarme, afirma que la decisión de reformar el Ejército y la suspensión del servicio militar obligatorio debería haberse tomado mucho antes, después de que Ucrania proclamara su independencia.

"Hace tiempo que proponemos introducir la formación militar básica general para todos. Debe ser intensivo y corto. Un hombre no va a pintar el césped o las pistas deportivas, sino que va a formarse según un programa en el que cada hora está programada, y en ocho semanas tendrá todos los conocimientos y habilidades necesarios según los estándares modernos de los mejores países del mundo".

Tras dos o cuatro meses de formación militar básica, la persona decide si vuelve a casa y se queda en la reserva o firma un contrato y se somete a una formación especializada para el servicio militar.

"Pero el deber constitucional debe permanecer. La defensa del Estado en Ucrania be seguir siendo una causa común", afirma Mikhail Samus.

Vadim Ghirda/Copyright 2022 The Associated Press. All rights reserved.
Militares ucranianos en una trinchera del frente en la zona de Luhansk, en el este de UcraniaVadim Ghirda/Copyright 2022 The Associated Press. All rights reserved.

El plano financiero

Igor Romanenko está convencido de que, para llevar a cabo la reforma del Ejército, es necesario tomar medidas en el sector económico.

"El dinero, por supuesto, es necesario. Sin esto no funcionará. Es necesario reformar la economía, hacer que los oligarcas paguen realmente impuestos. Si el salario de un militar contratado es inferior al salario medio del país, se produce una salida inmediata de personal del Ejército", afirma Romanenko.

Según Mikhail Samusya, la cuestión económica no es la principal.

"Ucrania no tiene otra opción. En 2014, el Ejército estaba prácticamente destruido, los políticos no entendían para qué necesitábamos las fuerzas armadas, se gastaba muy poco en defensa. Ucrania tiene dinero. De hecho, es un país rico. El único problema es la corrupción, pero estamos trabajando para eliminarla", asegura el experto.

El decreto asegura que el sueldo base para el personal del Ejército será tres veces el salario mínimo del país. A partir de enero de 2022, el SMI se estableció en 6.500 grivnas (unos 200 euros). Con lo cual, el suelfo de un funcionario en su primer contrato rondará los 600 euros.

"450.000 personas estuvieron en la guerra en el Donbás, y una gran parte de ellas querría seguir sirviendo en el Ejército con un contrato, pero el salario actual (que ronda los 10.000 grivna) está claramente por debajo de la media ucraniana. En la ciudad, un vigilante de supermercado cobra más. Hay mucha gente a la que le gustaría servir en el Ejército".

¿Ucrania cuenta con la ayuda de Occidente?

Mikhail Samus señala que EE.UU. y Reino Unido han prestado más apoyo en los últimos dos meses que en los ocho años anteriores.

"La respuesta en los últimos dos meses ha sido increíble, antes sólo había una "profunda preocupación", señala el experto. Pero Ucrania no solo cuenta con el apoyo de la OTAN. Kiev ya ha establecido relaciones con Turquía, miembro de la alianza.

La amenaza rusa a "uno de los más fuertes de Europa"

En un artículo de opinión para el Atlantic Council, el nuevo ministro de Defensa de Ucrania, Oleksiy Reznikov, asegura que "hoy en día el Ejército de tierra ucraniano se encuentran entre los más fuertes de Europa, con más de 400.000 veteranos de combate. Tenemos los recursos y la determinación para enfrentarnos al enemigo. Y Rusia lo sabe".

Igor Romanenko coincide parcialmente en este aspecto con el ministro de Defensa.

"Como ejército combatiente y experimentado, es uno de los más fuertes, pero en términos de capacidad armamentística, por desgracia, no lo es. Hay mucha experiencia. Puedo decirle que ningún ejercicio o simulación sustituye a los combates reales. Cierto es que estos últimos ochos años en el frente nos hacen ganar experiencia, pero si tenemos en cuenta el material militar, debemos esforzarnos por aplicar las normas de la OTAN", afirma Romanenko.

Por su parte, Mikhail Samus considera que en lo militar, el país cuenta con muchos puntos fuertes, pero también graves carencias.

"El Ejército ucraniano es el único en Europa que lucha. Nuestra defensa aérea es la más fuerte. La industria ucraniana era capaz de actualizar y dar soporte a los complejos soviéticos que aún teníamos, como el S-300, el S-200, el S-125 y el Buk, así como a los sistemas de defensa aérea, que están en las fuerzas terrestres", señala Samus.

Los principales problemas siguen siendo la marina y la defensa antimisiles, según el experto.

"Tras la pérdida de Crimea, perdimos bases navales y una parte importante de la flota. En ocho años se ha hecho muy poco, pero en los dos últimos ha surgido un programa de corbetas con Turquía, varios programas con Estados Unidos, un programa muy potente con el Reino Unido para construir dos bases navales y barcos de misiles específicamente para Ucrania. Si hablamos de contrarrestar una operación rusa a gran escala, Moscú tiene un número importante de misiles Kalibr e Iskander. Lo que representa una gran amenaza. La cooperación con Occidente debería ser, en el futuro, el suministro de sistemas antimisiles", opina Samus.

Sobre la posibilidad de una invasión rusa, Igor Romanenko insta a no olvidar las palabras del presidente Vladimir Putin sobre el uso de armas nucleares.

"Después de la ocupación de Crimea, Putin dijo que si los países de la OTAN empezaban a defender Ucrania con sus tropas, Rusia estaba dispuesta a utilizar armas nucleares tácticas. Se preparó un documento según el cual Rusia podría utilizar armas nucleares en el extranjero si fuera conveniente", comenta Romanenko.

"Todos los días hay heridos y muertos"

Los expertos ucranianos utilizan la expresión "ejército beligerante" para referirse a las fuerzas armadas de su país, aunque los políticos y los medios de comunicación solo hablan de la amenaza de invasión, no de las hostilidades en curso.

Igor Romanenko explica: "Es una guerra híbrida, pero es una guerra. Si tienes dudas, tienes que ir al este de Ucrania para ver lo que está pasando allí".

Mikhail Samus está de acuerdo con él: "Todos los días hay heridos y muertos. Esto es suficiente para hablar de operaciones de combate activas. Está claro que es una guerra de posiciones, una guerra de drones, de sistemas de reconocimiento y de defensa. Se están llevando a cabo acciones todo el tiempo, hay una guerra de sabotaje y se están probando nuevos medios de destrucción. La zona de guerra en el Donbás es realmente una guerra".

El ministro de Defensa ucraniano, Oleksiy Reznikov, sugirió en una entrevista que "dentro de una década, Europa entenderá que es mejor financiar al Ejército ucraniano como uno de los principales actores de seguridad de Europa". Según la predicción del ministro, si la reforma tiene éxito, "los ucranianos no recogerán aceitunas, sino que llevarán con orgullo uniformes militares".