This content is not available in your region

Una nueva vida lejos de Ucrania para los refugiados llegados a Italia y Francia

Access to the comments Comentarios
Por Euronews en español  con AP, AFP
euronews_icons_loading
Una nueva vida lejos de Ucrania para los refugiados llegados a Italia y Francia
Derechos de autor  LOUISA GOULIAMAKI/AFP or licensors

La comunidad ucraniana en Italia se vuelca con sus compatriotas.

El monasterio ucraniano de San Teodoro, en Castel Gandolfo, a 30 kilómetros de Roma, acoge a 21 refugiados, mujeres y niños. Los recién llegados tratan de adaptarse a su nueva vida, como explica el padre Orest Kozak, director del monasterio de San Teodoro:

"Nos hemos encontrado con situaciones en las que los niños aún no estaban listos para ir a la escuela, tenían problemas para adaptarse a una situación pacífica, a una nueva sociedad, un nuevo idioma, un nuevo ambiente. Necesitan encontrar un poco de calma antes, para adaptarse a las nuevas circunstancias".

Muchos de los recién llegados, como Victoria Mykhailina, que huyó de Kiev, esperan que esto sea solo un alojamiento temporal: 

"Queremos ir a Polonia e Italia para ver la cultura, como turistas... Para ver Roma... Pero queremos volver a casa y vivir en nuestro propio país".

Refugiados en Francia

También Francia está acogiendo a refugiados ucranianos.

Valeriya y Karina llegaban a la ciudad norteña de Tourcoing, tras tres días de agotador viaje por Europa. Viven con una familia de acogida, miembros de la asociacion Simia Enfants d'Ukraine, que cada verano, desde hace más de dos décadas, acoge a niños de las regiones de Kiev y Chernóbil.

"Me siento bien y segura, pero mi familia todavía está allí, muchos amigos y allegados, y estoy preocupada por ellos. Allí, ellos no tienen las mismas oportunidades que nosotras aquí. Estoy preocupada", cuenta Karina.

"Es importante dar la vida por los demás"

"Creo que es importante dar la vida por los demás, porque tenemos la suerte de estar en un país de libertad con mucha ayuda. Porque las personas con pocos recursos reciben mucha ayuda en Francia. Digan lo que digan, se les da mucha ayuda, y creo que hay que ayudar a toda esta gente", dice André Cloet, presidente de la asociación Simia Enfants d'Ukraine.