This content is not available in your region

Una sequía no registrada desde 1944 mata la producción de yerba mate en Argentina

Access to the comments Comentarios
Por Blanca Castro  con AFP
euronews_icons_loading
Los incendios arrasaron 10% de la superficie de la provincia de Corrientes. La región soporta la peor sequía desde 1944. Foto tomada en la ciudad de Pergamino. (Archivo).
Los incendios arrasaron 10% de la superficie de la provincia de Corrientes. La región soporta la peor sequía desde 1944. Foto tomada en la ciudad de Pergamino. (Archivo).   -   Derechos de autor  AP / Sebastian Pani

La sequía pone en jaque la producción de yerba mate en Argentina. Las plantas, usualmente de un verde profundo, son un mar marrón de arbustos secos.

Gran parte de la producción está muerta y supone pérdidas millonarias. Los agricultores advierten desabastecimiento y una subida de precio para los consumidores. Hace más de tres meses que no llueve en la zona productora

"Estamos en una situación de desastre total, realmente muy triste, muy apenados porque acá la sequía nos llevó 10 años de producción, 10 años de trabajo, 10 años de esfuerzo. Acá como pueden ver con las imágenes está todo seco. Perdimos los últimos 10 años de trabajo y de producción", lamenta Orlando Stvass, vicepresidente de la Cooperativa Agrícola de la Colonia de Liebig (provincia de Corrientes, noreste). 

Por su parte, Alberto Müller, ingeniero agrícola de la Cooperativa Agrícola de Liebig, explica que las temperaturas que experimenta la regiób son inusualmente altas y se vive bajo amenaza de los incendios, cada vez más comunes.

"Nosotros venimos ya de hace de unos cuantos años con un déficit hídrico importante acentuado en los últimos tres a cuatro meses en donde lo que se produjo fue un combo importante entre la falta de precipitaciones, alta temperaturas, donde teníamos 4 o 5 grados por encima de la temperaturas medias, llegamos a temperaturas de 44, 45 grados centígrados", detalla Müller. La región soporta la peor sequía desde 1944.

La yerba mate requiere suelos ricos en hierro y clima subtropical sin estación seca, y cada abril empieza el pico de la cosecha. Pero este año no hay hojas en Liebig para recolectar. Sus más de 4 000 habitantes dependen de la cooperativa agrícola de yerba mate, fundada hace más de un siglo por colonos alemanes

"El problema social es algo que hoy todavía no podemos medir la magnitud que puede tener porque realmente el 90 por ciento o el 99 por ciento de la cosecha de esta producción se hace manualmente entonces teníamos todo organizado: la gente, la empresa de servicios, todos, en la condiciones que corresponde, y hoy esta gente toda se va a tener que quedar sin trabajo lamentablemente", agrega Stvass. 

Los argentinos consumen unos 6 kilos de yerba por año por persona para preparar esta infusión presente en el 90% de los hogares, según el Instituto Nacional de la Yerba Mate.

El golpe a los productores llegará al consumidor recién en 2023 porque la yerba mate requiere unos 10 meses de estacionamiento previo a su envasado. "El stock de este año está asegurado, después faltará yerba", alerta Stvass.

Argentina es líder en exportación y segundo en producción detrás de Brasil que junto con Paraguay conforman los tres principales abastecedores.

Editor de vídeo • Blanca Castro