This content is not available in your region

Crónica desde Lviv: "La gente ya no se siente segura en ningún sitio"

Access to the comments Comentarios
Por Anelise Borges
euronews_icons_loading
La periodista de euronews, Anelise Borges, en la estación central de Lviv, Ucrania
La periodista de euronews, Anelise Borges, en la estación central de Lviv, Ucrania   -   Derechos de autor  euronews

Al menos 30 personas murieron en el ataque más mortífero llevado a cabo por Rusia desde el inicio de la guerra. Mientras Moscú amplía su ofensiva, en Ucrania el domingo por la mañana fue atacada una instalación militar a 20 kilómetros de la frontera con Polonia. Una instalación que solía ser utilizada por las tropas de la OTAN cuando realizaban ejercicios aquí, antes de retirarse en febrero, y que ahora estaba siendo utilizada por extranjeros que vinieron a Ucrania para unirse a la lucha junto a los ucranianos.

Los testigos de ese ataque dijeron que el cielo se tiñó de rojo cuando los aviones rusos dispararon misiles de crucero sobre la región. Mucha gente aquí, en Lviv, dice ahora que es evidente que ya no están seguros en ningún sitio.

Lviv se ha transformado por completo desde el comienzo de la guerra. Aquí han llegado muchos ucranianos desplazados por la guerra y otros, que viven en el extranjero y han venido para a intentar ayudar en la crisis. Como el grupo que conocí en el sótano de una cervecería del centro de Lviv, que ha estado trabajando en la creación de una base de datos de ucranianos necesitados para ponerlos en contacto con europeos que puedan ayudarlos. Los voluntarios allí para que necesiten toda la ayuda posible no solo de los gobiernos sino también de los particulares.

"Esperamos que nos ayuden muchos europeos -dice uno de los voluntarios-. Ahora mismo ya vemos algunos que vienen aquí dispuestos a ayudar, dispuestos a llevar a la gente a hoteles, por ejemplo, para que tengan algún tipo de confort durante esta guerra. Hay dos prioridades, necesitamos ayuda con la logística y, en segundo lugar, ayuda para acoger a estas personas durante este tiempo de guerra para que se sientan cómodas. Y me refiero en particular a los niños, para que puedan hablar con alguien y tener clase. Es muy importante porque no quiero que estén pensando en las cosas malas que vieron".

Muchos niños se encuentran entre las 400.000 personas atrapadas actualmente en Mariupol, en el sureste de Ucrania, donde se dice que las fuerzas rusas han llevado a cabo 22 ataques aéreos en el espacio de 24 horas durante el fin de semana.

Los intentos de sacar a los civiles de Mariupol han fracasado hasta ahora, y los corredores humanitarios están constantemente bajo fuego. Si la gente consigue salir de Mariupol, puede que acabe llegando a esta estación central de Lviv. Si esta ciudad todavía puede recibirlos para entonces.