This content is not available in your region

Los refugiados sordos ucranianos en Rumanía que viven la guerra sin escucharla

Access to the comments Comentarios
Por Claudiu Popa
euronews_icons_loading
Los refugiados sordos ucranianos en Rumanía que viven la guerra sin escucharla
Derechos de autor  Cleared

Así comienzan casi todas las historias entre refugiados sordos y voluntarios rumanos. El lenguaje de señas puede parecer universal. Pero la comunicación no es fácil entre dos alfabetos, uno cirílico y otro latino.

Comunidades enteras de ucranianos con deficiencias auditivas huyeron de la guerra y entraron en Rumanía por el puesto fronterizo de Siret. Para ellos, el peligro llegó sin previo aviso, sin sirenas, sin el sonido de las explosiones. Algunos no tienen documentos de identidad. Huyeron sin nada. En la frontera, voluntarios rumanos sordos ayudan a los refugiados, día y noche, desde hace tres semanas.

Tamara explica que, aunque no escuchó las bombas, las sintió. Dice que _"el 23 de febrero, el ejército llegó cuando todo estaba tranquilo y luego amaneció". _

Como muchos otros refugiados Tamara abandonó Ucrania tras los primeros bombardeos. En la aduana de Siret, conoció a los voluntarios y se refugió en Botoșani. No tenía ni idea de lo lejos que debía huir de la guerra, y sueña con llegar a Praga, en República Checa

"La mayoría no quiere quedarse cerca de las fronteras, se sienten demasiado cerca de la zona de conflicto y tienen miedo. No sabemos cómo sentirnos. Pero no nos vamos, nos quedamos aquí", explica **Daniel Hliban, presidente de la asociación nacional de sordos de Botosani. **

Los voluntarios alojan a 13 refugiados sordos, entre ellos niños. Los inscribieron en un registro, como hacen con todos los que cruzan la puerta. Día y noche, los voluntarios encontraban refugio para los refugiados: en hoteles, en apartamentos, en todos los lugares posibles. Casi un millar de ucranianos con deficiencias auditivas recibieron el apoyo de la **Asociación Nacional de Sordos de Rumanía.
**

"Por ejemplo, ¡un recién nacido de diez días viene de la frontera! Once días, en realidad, teniendo en cuenta el día de hoy. Y ni siquiera tiene certificado de nacimiento", dice Hliban. 

Según la ONU, la guerra ha cambiado la vida de casi tres millones de personas con discapacidad que viven en Ucrania.

Refugiados y voluntarios piden que "Por favor, detengan la guerra". "Queremos la paz". "Queremos volver a casa, a Ucrania".

Fuentes adicionales • Adaptado a español por Amaranta Zermeño