This content is not available in your region

El eje Roma-París, clave para la Unión Europea ante sus nuevos y dif´íciles desafíos

Access to the comments Comentarios
Por Euronews en español
euronews_icons_loading
France 2022
France 2022   -   Derechos de autor  euronews

El nombramiento de Mario Draghi como primer ministro de Italia ha traído consigo una nueva asociación entre este país y Francia. En vísperas de las elecciones presidenciales francesas, repasamos cómo han cambiado las relaciones bilaterales entre ambos países.

A finales del año pasado, la firma del Tratado del Quirinal marcó un momento clave en la relación entre París y Roma. Hasta hace unos meses esta era la única pieza del puzzle que faltaba: el tan esperado acto de sellar un pacto de amistad entre Francia e Italia. Se trataba de la mejor forma de dar crédito a una asociación bien antigua a la vez que de una prueba de que la relación entre los dos países ha entrado en una edad de oro.

"Necesitábamos enmarcar esta relación", cuenta a Euronews el embajador de Francia en Italia, Christian Masset. "El Tratado del Quirinal está en vigor desde el pasado mes de noviembre, y se trata de un acuerdo de amistad que conlleva programas de intercambio muy ambiciosos para que ambos países se conozcan. También incluye ideas de proyectos para construir una asociación bilateral más fuerte que ya nos ha dado la oportunidad de construir una Europa más fuerte".

El nuevo acuerdo ha ayudado a superar los desacuerdos a nivel bilateral y europeo existentes a raíz de la reciente disputa diplomática entre ambos. Se trata de un acuerdo de cooperación de amplio alcance en varios sectores estratégicos, desde la defensa hasta la política.

"Si nos fijamos en los últimos años, la relación entre los dos países pasa hoy por hoy por su mejor momento", nos dice por su parte el Director de Estudios del Instituto para el estudio de Política Internacional, Antonio Villafranca. "Parece lejana la época en la que Francia retiró a su embajador en 2019, cuando el Movimiento 5 Estrellas apoyó la protesta de los chalecos amarillos. Ahora la relación es óptima, y el tratado del Quirinal la ha reforzado. Y eso también ha ocurrido gracias a los intereses compartidos entre ambos".

La relación entre Italia y Francia es crucial para construir una Europa más fuerte, más aún después del Brexit
Christian Masset
Embajador de Francia en Italia

Momento clave para Europa

El tratado se firmó en un momento crucial para Europa. La era de la canciller alemana Angela Merkel llegaba a su fin y el nombramiento del primer ministro Draghi traía consigo un viento de cambio a la política italiana y europea.

Francia e Italia parecen coincidir incluso en materia económica. Como países altamente endeudados, ambos comparten la misma opinión sobre la reforma de las normas fiscales de los 27. El eje Roma-París contribuye además a alcanzar los objetivos de la presidencia francesa del Consejo de la Unión Europea.

"La relación entre Italia y Francia es crucial para construir una Europa más fuerte" recalca Masset. "Y lo es aún más después del Brexit. Tenemos muchas cosas en común. Queremos una Europa soberana, y fue Mario Draghi quien dijo que no puede haber soberanía en solitario. La autonomía estratégica es un objetivo que tenemos en común, junto con el medio ambiente y la transición digital".

La guerra de Ucrania ha puesto a prueba a la Unión Europea y también las relaciones entre París y Roma. Los analistas aseguran que Europa está en estos momentos más unida a raíz de los actuales acontecimientos, y que el conflicto jugará sin duda un importante papel en las elecciones presidenciales de Francia, hasta el punto que el resultado final es realmente difícil de predecir.