This content is not available in your region

Putin critica a Europa por desestabilizar el mercado energético y busca comprador para su gas

Access to the comments Comentarios
Por Lucia Riera Bosqued
euronews_icons_loading
El presidente ruso, Vladímir Putin, preside una reunión sobre la situación del sector del petróleo y el gas en la residencia de Novo-Ogaryovo, el 14 de abril de 2022
El presidente ruso, Vladímir Putin, preside una reunión sobre la situación del sector del petróleo y el gas en la residencia de Novo-Ogaryovo, el 14 de abril de 2022   -   Derechos de autor  Mikhail Klimentyev/Sputnik

Putin acusa a Europa de desestabilizar el mercado energético provocando subidas de precios al intentar prescindir de su gas.

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, está empezando a sentir el efecto de las sanciones de occidente para cortar la "financiación de la maquinaria bélica rusa en Ucrania". La mitad de sus ingresos dependen de la exportación de crudo y gas natural. Y quiere reorientar las exportaciones energéticas rusas de Europa a Asia.

"Nuestros llamados socios de los países inamistosos reconocen que no pueden prescindir de los recursos energéticos rusos, entre ellos, el gas natural, por ejemplo. Su sustitución sensata para Europa en estos momentos es sencillamente inexistente. Pero a pesar de estas verdades tan evidentes para todos, los países europeos no paran de hablar de interrumpir los suministros rusos, desestabilizando así el mercado y haciendo subir los precios, en primer lugar, para sus ciudadanos", ha criticado Putin.

Pero reconociendo que Europa está logrando reducir su dependencia de la energía rusa, ordenó a los gigantes energéticos de su país que busquen en otros mercados.

"Es necesario diversificar las exportaciones. Partimos del hecho de que en un futuro previsible las entregas de recursos energéticos hacia el oeste disminuirán. Por lo tanto, tenemos que reforzar la tendencia de los últimos años: reorientar paso a paso nuestras exportaciones hacia los mercados de rápido crecimiento del Este y del Sur".

En la misma reunión, Putin aceptó que Europa puede seguir pagando por la energía rusa en euros, que luego se cambiarán a rublos, aunque insistió en que Rusia debe reducir su dependencia de la moneda occidental. Una respuesta al ultimátum de Bruselas, para quien cualquier pago en rublos se consideraría una violación de las sanciones.