This content is not available in your region

Los pescadores peruanos siguen sin trabajo tres meses después del vertido de crudo de Repsol

Access to the comments Comentarios
Por Lucia Riera Bosqued  con AFP
euronews_icons_loading
Pescadores miran una playa contaminada por un derrame de petróleo en el distrito de Ventanilla de Callao, Perú, 24 de febrero de 2022
Pescadores miran una playa contaminada por un derrame de petróleo en el distrito de Ventanilla de Callao, Perú, 24 de febrero de 2022   -   Derechos de autor  Martin Mejia/Copyright 2022 The Associated Press. All rights reserved

Han pasado tres meses del desastre ecológico en las costas peruanas, pero para los pescadores nada ha cambiado. El derrame de unos 12.000 barriles de crudo en Perú el 15 de enero arrasó con peces, aves y mamíferos marinos a lo largo de 140 kilómetros de agua y costa.

Al menos 5.000 pescadores y comerciantes se vieron afectados y a día de hoy siguen sin poder salir a faenar.

"En nuestros planes no estaba pasar esta Semana Santa bien triste por todos los hermanos, como podemos ver acá, todos los hermanos paralizados en nuestras actividades, esta zona de acá, como ustedes ven, rocosa, acá la gente venía y llevaba su pescado fresco", dice Anthony Chumpitaz, Jefe de la Asociación de Pescadores Artesanales de la Playa del Cavero.

Escasa indemnización y alta inflación

La paralización ha derivado en el cierre de restaurantes y comercios. Los afectados se quejan de la escasa respuesta de la petrolera española Repsol, responsable del vertido. Recibieron 125 dólares en enero y un adelanto de indemnización de unos 810 dólares que consideran insuficiente con la alta inflación.

"Esto es una indignación. Qué pasa? Pasa la pandemia, pasa el derrame de petróleo, ahora se viene la crisis económica", lamenta Rocio Alonzo, vendedora de pescado.

Su compañera María Fernández, remarca que "todo ha subido, la cebolla, el ajo, la verdura de primera necesidad que se usa todos los días, y a parte de que lo necesitamos tenemos que buscarlo de lugar pues, en realidad estamos muy afectados. Hacemos lo posible para poder sustentar la olla común de los compañeros pescadores artesanales."

Una decena de trabajadores de Repsol realizan labores de limpieza y descontaminación en la zona.

El carguero italiano que descargaba crudo en la refinería de La Pampilla cuando se produjo el derrame permanece anclado a seis millas de la costa peruana hasta que termine la investigación.