This content is not available in your region

¿Cómo afectaría a cada país europeo el corte de petróleo y gas rusos?

Access to the comments Comentarios
Por Alasdair Sandford  & Joshua Askew
Tanques de gas se ven detrás de los vagones de gas en una planta química en Oberhausen, Alemania, el miércoles 6 de abril de 2022
Tanques de gas se ven detrás de los vagones de gas en una planta química en Oberhausen, Alemania, el miércoles 6 de abril de 2022   -   Derechos de autor  Martin Meissner/Copyright 2022 The Associated Press. All rights reserved.

Los ministros de la UE han debatido una posible sexta ronda de sanciones contra Rusia por su invasión de Ucrania, pero un embargo de petróleo o gas para dejar de financiar la maquinaria bélica de Putin sigue dividiendo al bloque.

La Unión Europea ha pagado 35.000 millones de euros por la energía rusa desde el inicio de la guerra, según el alto representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Josep Borrell. En 2021, la UE importó de Rusia aproximadamente el 40% de su gas y el 25% de su petróleo.

**Está previsto prohibir totalmente las importaciones de carbón ruso, pero sólo a partir de agosto, pero su valor es muy inferior al del petróleo y el gas. **El presidente ucraniano, Volodímir Zelenski ha instado a la Unión Europea a imponer sanciones al petróleo ruso y a fijar un plazo para poner fin a las importaciones de gas del país.

Dentro del bloque, Alemania, Italia, Austria y Hungría, en particular, son muy dependientes del gas ruso. Diecisiete países de la UE han respondido a la oferta de la Comisión Europea de proporcionarles informes técnicos para ayudarles a eliminar su dependencia de los combustibles fósiles rusos.

Austria

Austria ha descartado las sanciones a las importaciones de petróleo y gas procedentes de Rusia. "Si las sanciones le afectan a uno más que al otro, creo que no es el camino correcto", dijo el 4 de abril el ministro de Finanzas, Magnus Brunner.

El canciller Karl Nehammer, que se reunió con Vladímir Putin en Moscú el 11 de abril, y dijo que espera más sanciones de la UE contra Rusia, pero defendió la oposición de su país a cortar los suministros de gas. "Mientras haya gente muriendo, toda sanción es insuficiente", dijo. Austria es militarmente neutral y no es miembro de la OTAN.

Bélgica

El primer ministro belga, Alexander De Croo, ha pedido que las sanciones contra Rusia sean más severas. También ha destacado la necesidad de una transformación energética y de acabar con la dependencia de los combustibles fósiles rusos, pero se ha abstenido de pedir un embargo.

"No estamos en guerra con nosotros mismos", dijo De Croo en una cumbre en Bruselas el 25 de marzo. "Las sanciones deben tener siempre un impacto mucho mayor en la parte rusa que en la nuestra".

El ministro de Economía belga, Vincent Van Peteghem, dijo el 4 de abril que su país no se opone a una acción específica contra el petróleo y el carbón rusos.

Bulgaria

**Bulgaria depende especialmente del gas ruso, ya que su acuerdo con Gazprom cubre casi todas sus necesidades. **Sin embargo, en marzo el Gobierno dijo que no iba a mantener conversaciones para renovar el contrato de 10 años que expira a finales de este año, de acuerdo con la estrategia de la UE.

El Viceprimer Ministro Assen Vassilev dijo que el país buscaría suministros alternativos. Está previsto que un nuevo gasoducto con Grecia entre en funcionamiento en 2022 y Bulgaria ha llegado a un acuerdo para recibir más gas de Azerbaiyán.

Croacia

El Primer Ministro croata, Andrej Plenković, declaró en una reciente cumbre de la UE que el país había eliminado casi por completo su dependencia del gas ruso mediante la construcción de una nueva terminal y la intención de aumentar la capacidad de otra.

Afirmó que le gustaría ver una perspectiva global para mantener los precios del gas y que había planteado la cuestión a la Presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen.

Chipre

La isla no está conectada a la red energética europea e importa la mayor parte del petróleo de otros países de la UE. Su ministro de Energía ha calificado de "revulsivos" los nuevos proyectos energéticos para suministrar gas desde el Mediterráneo oriental.

Chipre expresó sus reservas mientras la UE preparaba planes para prohibir la entrada de barcos rusos en los puertos de la UE, alegando posibles daños a su sector naviero.

República Checa

La República Checa es uno de los países de la UE que más se vería afectado por un embargo total de la energía rusa, según el Consejo de Análisis Económico de Francia. Se cree que una prohibición total podría causar un golpe a la economía equivalente al 1% de su economía.

El Gobierno ha dicho que está elaborando planes de contingencia para todos los escenarios, incluido el del corte del suministro de Rusia.

Dinamarca

Dinamarca ha estado a la cabeza de los países europeos que piden una gran transformación ecológica para acabar con la dependencia del continente de los combustibles fósiles rusos. El paquete de medidas "Fit for 55" de la UE insta a acelerar la reducción de emisiones y el despliegue de energías renovables, además de aumentar el ahorro energético.

El país también está buscando fuentes alternativas de gas. En Dinamarca se han reanudado las obras del proyecto Baltic Pipe, un gasoducto de Noruega a Polonia. Después de una suspensión de nueve meses por el impacto en la fauna, la semana siguiente a la invasión rusa de Ucrania se concedió un permiso para continuar las obras.

El proyecto de 900 kilómetros de enlace tiene como objetivo principal ayudar a Polonia a reducir su dependencia del gas natural ruso.

Estonia

El Gobierno estonio ha acordado públicamente "en principio" cortar todos los lazos de gas y petróleo con Rusia para finales de año. De este modo, se alinearía con sus vecinos bálticos, Lituania y Letonia, que afirman haber interrumpido todas las importaciones de energía rusa desde principios de abril.

En marzo, el Gobierno estonio propuso utilizar los ingresos del gas y el petróleo rusos para ayudar a la reconstrucción de Ucrania, siguiendo el modelo del programa de la ONU "Petróleo por Alimentos" (OIP), establecido en 1995. Éste permitía a Irak vender petróleo sólo a cambio de suministros humanitarios, como alimentos y medicinas.

Finlandia

En abril, la primera ministra finlandesa, Sanna Marin, expresó su deseo de "deshacerse de los combustibles fósiles rusos", afirmando que la continuación de las importaciones de energía de Rusia estaba "apoyando y de hecho financiando" la guerra.

A pesar de ello, los activistas han observado cómo ciertas lagunas y disposiciones de la política finlandesa siguen permitiendo las importaciones de energía rusa, como un periodo de gracia de cuatro meses para las importaciones de carbón.

Greenpeace Suomi (Finlandia) señaló que una "laguna de tránsito" ha permitido la entrada de productos energéticos rusos en Finlandia desde Siberia. "Se está matando a gente", dijo Matti Liimatainen, de la organización. "Y nosotros lo estamos financiando".

Francia

En comparación con otras grandes economías europeas, Francia no depende en gran medida del gas y el petróleo rusos. Alemania e Italia, por ejemplo, importan entre el 40% y el 50% de su gas de Rusia, la cuota de gas ruso de Francia es sólo del 25%, y el principal proveedor del país es Noruega (35%).

El Gobierno francés se ha mostrado dispuesto a prohibir las importaciones de petróleo ruso, y el ministro de Economía, Bruno Le Maire, declaró a la CNN que Francia "está dispuesta a ir más allá y decidir una prohibición del petróleo".

Añadió que estaba "profundamente convencido de que los próximos pasos y las próximas discusiones se centrarán en esta cuestión de la prohibición del petróleo ruso".

Francia se encuentra actualmente en medio de unas elecciones presidenciales muy ajustadas entre el actual primer ministro Emmanuel Macron y la candidata de extrema derecha Marine Le Pen. Le Pen ha propuesto en el pasado estrechar los lazos entre la OTAN y Rusia, y es probable que marque un cambio de política y de tono hacia Rusia si es elegida. Ambos se enfrentarán en una ronda electoral final el 24 de abril.

Alemania

Alemania, la mayor economía europea, ha sido una de las más reticentes a considerar un embargo total de la energía rusa. El canciller Olaf Scholz ha advertido que un corte repentino sumiría a "toda Europa en una recesión".

Sin embargo, el ministro de Economía alemán afirma que el país ya ha reducido su dependencia de la energía rusa desde la invasión de Ucrania. Según Robert Habeck, las importaciones de petróleo ruso se han reducido del 35% al 25%, y las de gas del 55% al 40%.

Grecia

El Primer Ministro griego declaró el 12 de abril que se está intentando acelerar la exploración de gas para reducir la dependencia de la energía rusa. El país obtiene alrededor del 40% de sus necesidades energéticas de Rusia.

Hungría

Hungría es muy dependiente de la energía rusa y su primer ministro nacionalista se opone a las sanciones, aunque ha aprobado la prohibición del carbón. Viktor Orbán ha prometido vetar cualquier intento de imponer un embargo energético porque, en su opinión, "mataría" a su país.

Irlanda

Irlanda no tiene una dependencia energética directa de Rusia. No importa ningún gas natural del país, ya que tiene su propio yacimiento de gas frente a la costa del condado de Mayo. El resto -alrededor del 70%- se importa de la vecina Gran Bretaña.

Gracias en parte a esta libertad, el Gobierno irlandés ha adoptado una postura firme contra Rusia, expresando su apoyo a las sanciones de toda la UE. En su intervención en Bruselas, el ministro de Asuntos Exteriores, Simon Coveney, afirmó que Irlanda tiene un enfoque "maximalista" de las sanciones contra Moscú.

Irlanda ha abogado por cortar todas las importaciones de energía de Rusia.

Italia

Italia, otra de las grandes economías de la UE, ha aumentado su dependencia del gas ruso a lo largo de los años a medida que iba abandonando el carbón. Las autoridades italianas afirman que Rusia suministra el 38% del gas natural utilizado para la electricidad y la industria pesada, incluidas las fábricas de acero y papel.

El ministro de Asuntos Exteriores, Luigi Di Maio, que ha estado viajando a las naciones productoras de energía en busca de alternativas, declaró a la agencia de noticias ANSA que "Italia no podría vetar las sanciones relativas al gas ruso".

Pero el primer ministro Mario Draghi, que ha dicho que los pagos del gas están financiando la guerra de Rusia, no hizo referencia a la energía en una respuesta pública a la circulación de imágenes de cadáveres en las calles ucranianas.

El 11 de abril, Italia firmó un acuerdo con Argelia para reducir su dependencia de los combustibles fósiles rusos. Argelia es actualmente el segundo proveedor de gas de Italia, que envía 21.000 millones de metros cúbicos de gas al país. Esto se compara con los 30.000 millones de metros cúbicos que recibe de Rusia.

Letonia

Junto con los demás Estados bálticos, Letonia declaró que ya no depende de las importaciones de gas y petróleo rusos. El Gobierno del país ha defendido la imposición de sanciones a Rusia en materia energética.

El 25 de marzo, el Primer Ministro letón, Arturs Karins, dijo que otros países de la UE deberían considerar este tipo de medidas como forma de detener la guerra en Ucrania.

"Las sanciones energéticas son una forma de detener el flujo de dinero hacia las arcas de guerra de Putin", dijo en Bruselas.

Lituania

El 2 de abril, Lituania declaró que había dejado de importar energía de Rusia por completo, lo que la convierte en el primer país de la UE que rompe sus vínculos energéticos con Moscú.

Lituania fue "el primer país de la UE entre los países proveedores de Gazprom en independizarse del gas ruso", dijo el Ministro de Energía, Dainius Kreivys, añadiendo que esto se debía a "una política energética coherente de varios años y a decisiones oportunas en materia de infraestructuras".

La medida también fue respaldada por el Presidente lituano, Gitanas Nauseda.

Luxemburgo

Luxemburgo está dividido en cuanto a si debe seguir apuntando a las importaciones de gas y petróleo rusos.

Aun así, el Gran Ducado se considera preparado para una posible prohibición de las importaciones de carbón de Rusia en toda la UE.

En la radio local, el Ministro de Energía Claude Turmes dijo que "para nosotros en Luxemburgo [esto] no es un problema porque apenas [necesitamos]". Turmes también tuiteó el 22 de marzo que "las circunstancias excepcionales [...] necesitan decisiones excepcionales: insto a los ministros de la AIE a que discutan los planes del Dr. Birol tanto sobre el petróleo como sobre el gas".

En una declaración oficial facilitada a Euronews por el Ministerio de Asuntos Exteriores y Europeos el 14 de abril, el Gobierno luxemburgués afirmó que "hay que reducir la dependencia [de los combustibles fósiles rusos]" y que no hay que "descartar ninguna sanción".

Pero también añadió que por el momento no se tomaría ninguna medida individual. "[La] unidad de todos los Estados miembros y la determinación de abordar juntos la cuestión de las sanciones han sido un factor clave de nuestra política", concluye la declaración.

Malta

Malta no depende de las importaciones rusas de gas y petróleo para su energía.

En declaraciones al Times of Malta, la ministra de Energía, Miriam Dalli, afirmó que "como país, en lo que respecta al gas natural licuado, no dependemos de Rusia".

Señaló que el país mediterráneo no tiene contratos energéticos con Rusia. El 17% de la energía maltesa procede de la red eléctrica europea, que se trae de la isla italiana de Sicilia.

Países Bajos

Aproximadamente el 15% del gas que llega a los Países Bajos procede de Rusia.

El Primer Ministro holandés, Mark Rutte, afirmó que los Países Bajos no pueden cortar todos los suministros de combustibles fósiles procedentes de Rusia, afirmando que "necesitan el suministro" y que ésta es la "verdad incómoda".

Aunque la Cámara Baja del Parlamento ha pedido sanciones más estrictas a las importaciones energéticas rusas, Financiele Dagblad, un periódico financiero holandés, argumentó que esto tendría un impacto devastador en la economía del país. Esto se debe a su pequeño tamaño y a su dependencia de las cadenas de producción europeas, que requieren más transporte y, por tanto, costes energéticos.

En una declaración oficial facilitada a Euronews el 13 de abril, el Gobierno afirmó que "presentará un plan antes de finales de abril para eliminar el gas, el petróleo y el carbón rusos". Señalaba las medidas ya adoptadas por el país para reducir la dependencia de la energía rusa, como la organización de una campaña de ahorro energético.

Pero añadía: "Hay que tener en cuenta la seguridad del suministro energético para toda la UE" y "tomar medidas a nivel europeo para que sean eficaces".

La declaración no llegó a revelar que el Gobierno tuviera un plan inmediato para sancionar totalmente las importaciones de energía rusa.

Polonia

Polonia se ha alineado estrechamente con los países bálticos al acordar el recorte de todas sus importaciones energéticas rusas, aunque, en este caso, para finales de año.

El país del este de Europa, que ha acogido a 2,5 millones de refugiados ucranianos (el más alto de la UE) recibía aproximadamente el 40% de su suministro de gas de Rusia en 2020.

Aun así, en una decisión que describió como "la más radical" de Europa, el Primer Ministro polaco, Mateusz Morawiecki, afirmó que Polonia eliminaría las importaciones de carbón en los próximos meses y prohibiría el petróleo y el gas en diciembre.

Portugal

El Gobierno portugués ha dicho que está dispuesto a apoyar las sanciones contra las importaciones de gas y petróleo ruso. En comparación con otros países de la UE, Portugal no depende en gran medida del petróleo y el gas rusos. Obtiene una parte mucho mayor de su energía de fuentes renovables, especialmente de la solar.

El 11 de abril, el ministro portugués de Asuntos Exteriores, João Gomes Cravinho, declaró que el país apoyaría la "intensificación" de las sanciones a Rusia. "Portugal se alinea con este movimiento, que tiene dimensiones técnicas que aún se están discutiendo, pero Portugal lo apoyará", añadió.

El Gobierno portugués ha pedido una decisión a nivel europeo para sancionar las importaciones de combustibles fósiles rusos desde los primeros días de la guerra.

Rumanía

Rumanía y otros tres países de Europa central y oriental -Hungría, Eslovaquia y Polonia- han acordado una asociación estratégica para seguir desarrollando sus redes de hidrógeno y reducir la necesidad de importar energía rusa.

A principios de este mes, la mayor empresa energética de Rumanía, OMV Petrom, dejó de importar crudo de Rusia por considerar que se avecinaba una prohibición de la energía rusa en toda la UE.

En la actualidad, Rumanía tiene uno de los porcentajes más bajos de la UE de suministro de gas procedente de Rusia, con un 10%.

Eslovaquia

Eslovaquia depende en gran medida de las importaciones de combustibles fósiles rusos como fuente de energía. El país obtiene alrededor del 85% de su gas y el 66% de su petróleo de Rusia, por lo que la ruptura de los vínculos podría tener un impacto significativo en el Estado centroeuropeo.

En abril, el Gobierno eslovaco dijo que se unía a la UE al negarse a pagar el gas ruso en rublos, después de que el ministro de economía del país dijera lo contrario.

Los analistas eslovacos han ofrecido como alternativa a los combustibles fósiles rusos planes para reducir el consumo de energía mediante métodos de calefacción más eficientes.

Eslovenia

Eslovenia depende en gran medida de las importaciones rusas de gas y petróleo. Recientemente ha manifestado su interés por obtener gas de una terminal de GNL (gas natural licuado) en Croacia.

El mes pasado, el Primer Ministro esloveno, Janez Janša, se unió a otros países de la UE al resistirse a la exigencia de Moscú de que las importaciones de energía se paguen en rublos para apuntalar su economía.

España

Desde la invasión de Ucrania, Europa ha buscado alternativas a los combustibles fósiles rusos, como el envío degas desde Estados Unidos a través del Océano Atlántico. España se ha posicionado como un posible nuevo "hub" para importar gas a Europa.

Pero la reciente intervención del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a favor de Marruecos en su disputa con Argelia por el Sáhara Occidental ha enfrentado a España con Argelia, uno de sus principales proveedores de gas. Esta tensión podría traducirse en un aumento de los precios del gas en España, y disminuir el apetito del país por sancionar el gas ruso.

El Gobierno español ha pedido a la UE que reduzca su dependencia del gas ruso. España, un centro de energía solar, depende menos de Rusia.

Suecia

Suecia es más inmune al impacto de las sanciones energéticas de Moscú, ya que el país no depende en gran medida de las importaciones energéticas rusas.

Según informó en marzo el Ministerio de Agricultura, el Gobierno sueco dijo que el "suministro del país depende en un bajo grado directamente de los suministros energéticos rusos, y los informes muestran que los suministros energéticos de Rusia funcionan con normalidad".

Suecia, junto con Finlandia, está reflexionando sobre su ingreso en la OTAN a la luz de las recientes tensiones geopolíticas. Esto supone un cambio en su tradicional política de neutralidad.