This content is not available in your region

Putin señala que ha fracasado la "guerra económica relámpago" de Occidente

Access to the comments Comentarios
Por Juan Carlos De Santos Pascual  con EFE
euronews_icons_loading
Vladímir Putin
Vladímir Putin   -   Derechos de autor  RUPOOL

El presidente de Rusia asegura que la economía rusa se estabiliza. Vladímir Putin ha señalado que ahora los precios se están normalizando. El último dato de inflación de Rusia es el de que esta se disparó al 17'5% en términos interanuales en un mes y medio. 

Además, Putin, señala que el desempleo sigue siendo relativamente bajo, pero sin ofrecer nuevos datos de marzo, mes en el que cientos de empresas internacionales suspendieron su actividad.

"El principal factor negativo para la economía en los últimos años ha sido la presión de las sanciones, una presión más de los países occidentales. Pero la estrategia de la guerra relámpago económica ha fracasado. Además, las sanciones no han resultado en vano para los propios iniciadores. Me refiero al crecimiento de la inflación y el desempleo, al deterioro de la dinámica económica de Estados Unidos y los países de Europa, al descenso del nivel de vida de los europeos, a la devaluación de sus ahorros", ha destacado Putin. 

Ha añadido que el tipo de cambio del rublo ha vuelto a los niveles de la primera quincena de febrero y que ahora está determinado por una balanza de pagos objetivamente fuerte. 

Su declaración se produce después de que la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, que en un a entrevista con el periódico Bild señaló que "la quiebra estatal de Rusia era solo cuestión de tiempo". Durante la entrevista, la presidenta señaló que las próximas sanciones se centrarán en los bancos, en particular en el Sberbank, así como en el petróleo.

Según los datos del pasado 30 de marzo publicados por la agencia federal de estadísticas, Rosstat, el paro en Rusia cayó del 4,4 % en enero al 4,1 % interanual en febrero, el más bajo desde 1991, si bien no hay aún datos del mes pasado, que es cuando muchas empresas internacionales suspendieron su actividad en el país o abandonaron el mercado ruso debido a las sanciones occidentales.

Según dijo hoy el alcalde de Moscú, Serguéi Sobianin, solo en la capital unas 200.000 personas pueden perder su trabajo debido al cierre de empresas extranjeras.

A finales de marzo Sobianin dijo que alrededor de 300 compañías internacionales cesaron su actividad en la capital rusa.

En cuanto al consumo, el jefe del Kremlin afirmó que, "después de un breve auge en una serie de productos, y esto sucede en tales situaciones siempre, la demanda minorista ha vuelto a la normalidad".

También instó al Gobierno a acelerar la transición a contratos de comercio internacional en rublos y las divisas de aquellos países que son considerados "socios fiables".