This content is not available in your region

Hacker ucraniano: “La seguridad rusa me tiene fichado, pero no tengo miedo”

Access to the comments Comentarios
Por Laura Llach & Cristina Giner
El ejército digital ucraniano cuenta con cerca de 300.000 voluntarios.
El ejército digital ucraniano cuenta con cerca de 300.000 voluntarios.   -   Derechos de autor  Kevin Ku, Unsplash

Su despertador suena a las seis de la mañana y, como cualquier otro estudiante, se viste para ir a su formación. Pasa toda la mañana entre libros, vuelve a casa, come y enciende el ordenador. Es entonces cuando Ace Oblivion, el nombre por el que le conocen en Telegram, se convierte en comandante del ejército cibernético ucraniano.

En su casa no lo saben, solo ha compartido el secreto con su mentor, al que conoció por internet, y con su novia. “Mis padres estarían orgullosos de lo que estoy haciendo, pero me pedirían que lo dejase por motivos de seguridad”, afirma el hacker.

Ucraniano de nacimiento, apenas tiene recuerdos de su país, pero al estallar la guerra no dudó en alistarse como voluntario en las filas del ejército digital. Ahora se ha convertido en el administrador más jóven del grupo IT Ukraine Army, creado el pasado 26 de febrero por el Ministerio de Transformación Digital. Es aquí donde los cerca de 300.000 voluntarios reciben instrucciones cada día.

Fue Mykhailo Fedorov, ministro de Transición Digital de Ucrania, el que llamó a los voluntarios asegurando que habría “tareas para todos”. En pocos días, contaba con un aluvión de soldados en el frente cibernético que consiguieron atacar el gigante tecnológico ruso Rostec, una corporación que vende armas a nivel mundial.

Publicamos los objetivos en Telegram y, a las pocas horas, se produce el ataque
Ace Oblivion
Comandante del ejército digital ucraniano

Este tipo de ataques requiere mucha organización, según cuenta a Euronews Ace Oblivion. “Investigamos los negocios que pueden afectar más a Rusia y debatimos a través de la aplicación encriptada Wire. Después publicamos los objetivos en Telegram y, a las pocas horas, se produce el ataque”, asegura.

Aún así, la aplicación es tan accesible que se exponen a injerencias rusas. “En el mundo de la seguridad una de las ventajas tácticas es el sigilo. Al publicarse los objetivos en abierto, todo el mundo puede tener acceso a ellos”, señala el experto en ciberseguridad y CEO de Lazarus, Manuel Huerta.

Es por esto que, según el experto, los hackers encargados de ataques más efectivos, crean entornos privados en Telegram para organizar operaciones mucho más sofisticadas. A pesar de ello, Ace Oblivion defiende la efectividad de la plataforma: “Antes de que los rusos puedan leer los mensajes, los ataques ya están en marcha”, cuenta.

De estudiante a comandante del ejército digital

Desde que hace poco más de dos meses se crease el ejército digital, la lista de soldados no ha parado de crecer. “La solidaridad es lo que mueve a los voluntarios, tienen ciertas capacidades y están dispuestos a dedicar tiempo”, señala Huerta.

El experto añade que, en muchas ocasiones, en estos grupos hay gente que es más voluntariosa que capaz. “Los auténticos expertos en seguridad están ocupados haciendo el trabajo efectivo, mientras que en Telegram hay mucha gente que se apunta con buena intención”.

En el caso de Ace, a pesar de su juventud y debido a sus habilidades, se ha convertido en uno de los administradores del canal de Telegram y en comandante del ejército. Él aprendió de su padre, un experto informático, y empezó haciendo cosas sencillas.

Más tarde, uno de sus compañeros, al que conoció online, le enseñó el resto. Decidió crear otra plataforma con 10 miembros profesionales que atacan servidores rusos, acceden a la información y recogen datos. Unos datos que después utilizan para nuevos ataques.

“Esto es un hobby que ha reavivado mi vida y no pararemos hasta que acabe la guerra”, asegura Ace. La forma más habitual de llevar a cabo estas acciones son los ataques DDoS (de denegación de servicio). Se trata de un ataque multitudinario y simultáneo sobre el objetivo. El flujo masivo de datos colapsa los servidores.

Unsplash
Mykhailo Fedorov, ministro de Transición Digital de Ucrania, aseguró que habría tareas para todos.Unsplash

Un ciber ejército de primer nivel

Un problema al que se enfrenta el recién creado ejército es “la visibilidad” a la hora de realizar los distintos ataques. En palabras del experto en ciberseguridad, cuando se trabaja en las tareas, la confianza en los compañeros es fundamental.

“El problema con la gente que no tiene mucha experiencia en este campo es que, cualquier acción no controlada, puede acabar con la operación. Y esto no tiene porque ser de manera intencionada, simplemente se puede cometer un error”, afirma.

Por el momento, la intención de Ucrania es seguir reclutando voluntarios para su división digital. Ace sostiene que este mes se crearán nuevos canales de Telegram, en distintos idiomas, para poder atraer a más hackers dispuestos a luchar contra Rusia.

Aunque son muchas las voces que cuestionan la efectividad de Ucrania, para Huerta, el país cuenta con una potente estrategia digital. “Los ucranianos, en ciberseguridad, son de primer nivel. Tienen capacidad defensiva y ofensiva”, señala.

Hace tan solo unas semanas, Rusia intentó dejar a Ucrania sin red eléctrica. El país consiguió rearmar el sistema en menos de dos horas. Lo que el experto en ciberseguridad califica de tiempo récord. “No son nada desdeñables a nivel mundial”, añade.

El analista de seguridad europea del think tank Rusi, Ed Arnold, coincide con el experto, pero apunta que, a pesar de esto, las capacidades cibernéticas rusas son mucho más significativas y avanzadas que las ucranianas. “Por eso Ucrania está aprovechando el apoyo adicional”, cuenta.

Armadas cibernéticas

Ambos especialistas afirman que las guerras híbridas han venido para quedarse. “Es muy probable que este tipo de guerra tenga una dimensión importante en el futuro”, comenta Arnold.

Por su parte, Huerta sostiene que 2010 fue el primer año en el que se vió la intervención y el enorme crecimiento de auténticas armadas cibernéticas. Asegura que son muchos los países que empezaron a desplegar su potencial digital, “solo en 2011 el Ejército de China tenía un millón de cibersoldados”, cuenta.

En Europa también llevan tiempo preparándose, según señala el analista de Rusi. “Tanto los Estados nacionales, como la OTAN y la UE llevan tiempo organizándose para una importante operación cibernética”.

“La cooperación entre ambos ha llevado a la creación de áreas como el Centro de Excelencia de Ciberdefensa Cooperativa de la OTAN, en Estonia, con el que la Unión Europea colabora ampliamente”, añade.

Estos nuevos cibersoldados, como Ace Oblivion, anteponen el sentido del deber a su seguridad a pesar de los inevitables riesgos. “En el país donde vivo hay una embajada rusa y estoy seguro de que el Servicio Federal de Seguridad ruso me tiene fichado, pero no tengo miedo”.