This content is not available in your region

China borra la matanza de Tiananmén | Neutraliza todo intento de conmemoración en el país

Access to the comments Comentarios
Por Carmen Menéndez
euronews_icons_loading
La Policía detiene a un hombre con un ramo de flores cerca de la plaza Victoria, en Hong Kong
La Policía detiene a un hombre con un ramo de flores cerca de la plaza Victoria, en Hong Kong   -   Derechos de autor  Kin Cheung/Copyright 2022 The Associated Press. All rights reserved

China ha neutralizado este sábado cualquier intento de conmemorar el 33 aniversario de la matanza de Tiananmén.

La plaza de Tiananmén, en Pekín ha amanecido rodeada de fuertes medidas de seguridad. También se han amordazado las redes sociales, borrando cualquier referencia al 4 de junio.

En Hong Kong, el parque Victoria ha sido cerrado al público. Las fuerzas policiales desplegadas han impedido acercarse y las autoridades han advertido a la población sobre los riesgos de intentar manifestarse en el lugar. 

En este parque, hasta hace solo dos años, decenas de miles de personas acudían con velas para celebrar una vigilia en recuerdo de las víctimas de la matanza. Algo ahora impensable. 

Hasta las misas católicas conmemorativas, una de las últimas formas en que los hongkoneses podían reunirse para recordar, han sido canceladas.

Jeff Widener/1989 AP
Imagen de archivo. Un hombre se coloca delante de los tanques para impedir su paso en la plaza de Tiananmén, 4/06/1989Jeff Widener/1989 AP

Una matanza que no existe en los libros de historia ni en los manuales escolares

La matanza de Tiananmén ocurrió el 4 de junio de 1989, cuando el Gobierno chino envió tropas y tanques contra los manifestantes pacíficos que reclamaban desde hacía semanas en la plaza un cambio político y el fin de la corrupción.

La represión fue brutal. Murieron cientos de personas, más de mil según algunas estimaciones. Las imágenes dieron la vuelta al mundo.

En estas tres últimas décadas, China ha hecho todo lo posible para borrar la matanza de la memoria colectiva, eliminando cualquier alusión de los libros de historia, los manuales escolares o las redes sociales.