This content is not available in your region

Rusia afirma que ya controla el 97% de Lugansk, pero Ucrania resiste la caída de Severodonetsk

Access to the comments Comentarios
Por Euronews
euronews_icons_loading
Un miliciano civil sostiene una escopeta y un rifle durante un entrenamiento en un campo de tiro en las afueras de Kiev, Ucrania, el martes 7 de junio de 2022
Un miliciano civil sostiene una escopeta y un rifle durante un entrenamiento en un campo de tiro en las afueras de Kiev, Ucrania, el martes 7 de junio de 2022   -   Derechos de autor  Natacha Pisarenko/Copyright 2022 The Associated Press. All rights reserved

En las calles, a distancia o atrincheradas en puntos estratégicos como el aeropuerto o la planta de Azovstal, las fuerzas ucranianas luchan con uñas y dientes para evitar la caída de Severodonetsk en manos rusas. Moscú afirma haber ganado terreno en las últimas horas y haber destruido la artillería occidental que utiliza Ucrania.

"Las zonas residenciales de la ciudad de Severodonetsk han sido totalmente liberadas. Seguimos estableciendo el control sobre la zona industrial de la ciudad y los asentamientos más cercanos", ha anunciado el Ministro de Defensa de Rusia, Sergei Shoigu.

Ucrania asegura que sus soldados siguen luchando en las calles de la ciudad y que ambos bandos están registrando grandes pérdidas. Si Severodonetsk cae, las horas podrían estar contadas para Lisichansk, otra de las principales ciudades de Lugansk bajo control ucraniano.

Rusia afirma que ya controla el 97% de la autoproclamada "República Popular de Lugansk". En la vecina Donetsk, sin agua ni electricidad, los habitantes de Bajmut viven con miedo.

Mykola, voluntario, cuenta que "la situación no es crítica en comparación con otras ciudades, como Severodonetsk o Mariupol. Aquí la vida sigue siendo normal, pero las explosiones y los bombardeos se han hecho más frecuentes en los últimos días. Desde hace dos semanas la situación es bastante preocupante".

Han pasado más de 100 días desde que comenzó la invasión y no hay señales de que el conflicto vaya a terminar pronto. El presidente ucraniano reitera que su país no se rendirá y la ONU ha elevado a 4.200 el número de víctimas civiles de la guerra.