This content is not available in your region

Cortes de Brasil intensifican reuniones con militares para aliviar preocupación por elecciones

Access to the comments Comentarios
Por Reuters

Por Ricardo Brito y Brad Haynes

BRASILIA, 24 jun – Las cortes superiores de Brasil están haciendo más asiduas las reuniones con comandantes militares para aliviar las tensiones y reafirmar la confianza en el proceso democrático, dijeron cuatro fuentes judiciales de alto rango, mientras el presidente Jair Bolsonaro suscita dudas sobre la integridad de las elecciones de este año.

Bolsonaro, un excapitán del ejército de extrema derecha que va a la zaga en las encuestas de opinión en la carrera presidencial, ha hecho acusaciones infundadas de fraude electoral, ha criticado al tribunal electoral federal y planteó la idea de no aceptar el resultado de la votación de octubre.

Los líderes militares han dicho repetidamente que las fuerzas armadas de Brasil respetarán cualquier resultado de las elecciones, pero los oficiales militares también han aparecido en los titulares al hacerse eco de los comentarios de Bolsonaro sobre las posibles debilidades en el sistema de votación de Brasil.

Para aliviar las preocupaciones de los votantes y mostrar un amplio apoyo institucional al proceso electoral, el presidente del Tribunal Supremo, Luiz Fux, planea reunirse con altos mandos militares, dijeron dos de las fuentes, que solicitaron el anonimato para discutir el asunto.

Fux planea invitar formalmente a los comandantes del ejército, la marina y la fuerza aérea de Brasil a una reunión el próximo mes como parte de su agenda pública, dijo una fuente.

La oficina de prensa de la Corte Suprema se negó a comentar. El Ministerio de Defensa no respondió a las preguntas sobre los preparativos para las reuniones con el Supremo Tribunal Federal.

Fux se reunió el mes pasado con el ministro de Defensa, Paulo Sergio de Oliveira, un general del ejército en un rol tradicionalmente civil. En ese momento, el ministerio dijo que discutieron el papel de las fuerzas armadas en el proceso electoral y la corte dijo que Oliveira expresó el compromiso de los militares con la democracia.

En tanto, hay pocos precedentes de reuniones entre la Corte Suprema y oficiales militares activos para discutir la integridad electoral, lo que subraya las aguas desconocidas para una democracia brasileña en su cuarta década desde el último gobierno militar.

Bolsonaro ha basado gran parte de su carrera política en la nostalgia por la dictadura de 1964-1985, menospreciando al Congreso y los tribunales mientras llenaba su gobierno con oficiales actuales y anteriores de las fuerzas armadas, a los que llama “mi ejército”.

El Supremo Tribunal, cuyos jueces se turnan para dirigir el Tribunal Superior Electoral (TSE), la autoridad electoral de Brasil, no ve riesgo de que los militares respalden un intento de golpe formal, dijeron las fuentes. Pero algunos jueces han expresado su preocupación de que las fuerzas armadas estén prestando credibilidad a los ataques de Bolsonaro al proceso electoral.

El TSE no respondió a una solicitud de comentarios. El Ministerio de Defensa no respondió cuando se le preguntó sobre las críticas.

AUMENTO DE LASCRÍTICAS

Desde que asumió el cargo en 2019, Bolsonaro ha atacado a menudo al Tribunal Supremo. Llama enemigos políticos a algunos jueces, amenazando con ignorar sus fallos y diciendo que están trabajando para entregar la elección a su rival de izquierda, el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, quien lidera las encuestas por un amplio margen.

A medida que se acercan las elecciones de octubre y su popularidad se desvanece, Bolsonaro ha aumentado las críticas a las urnas de votación electrónicas de Brasil, diciendo sin evidencia que son vulnerables a los hackers o la manipulación. El Congreso ignoró sus demandas de cambiar a boletas de papel.

Enviados del Gobierno de Estados Unidos han advertido al gobierno de Bolsonaro sobre las preocupaciones de socavar la credibilidad del proceso electoral, incluido el director de la Agencia Central de Inteligencia, William Burns, informó Reuters en mayo.

Los jueces del Supremo que encabezan el TSE rechazaron públicamente las críticas de Bolsonaro, invitaron a un número récord de observadores electorales internacionales y crearon una comisión de transparencia electoral este año con representantes de varias instituciones públicas, incluido el ejército.

Bolsonaro argumenta que las fuerzas armadas deberían tener acceso a los datos de votación para que puedan realizar un recuento electoral por separado. Los resultados de cada distrito electoral ya se informan públicamente la noche de las elecciones.

La policía federal y las fuerzas armadas de Brasil han brindado durante mucho tiempo seguridad y apoyo logístico para las elecciones brasileñas, pero nunca han auditado los resultados electorales.