This content is not available in your region

Europa se prepara para las graves consecuencias de una guerra energética

Access to the comments Comentarios
Por Juan Carlos De Santos Pascual  con EFE
euronews_icons_loading
Vladímir Putin visita unas instalaciones energéticas
Vladímir Putin visita unas instalaciones energéticas   -   Derechos de autor  Alexei Druzhinin/AP

Europa se prepara para la guerra energética. En países como Bélgica los ciudadanos dependientes del gas ya pueden solicitar un bono de 225 euros para poder hacer frente a la subida energética. En Alemania, donde Asociación General de Arrendadores estima que los precios de la energía han subido un 37%, el canciller promete "máxima velocidad" para reducir su dependencia de Rusia

Entre tanto, el presidente ruso, Vladímir Putin, echa la culpa a las sanciones: "Todo esto, una vez más, demuestra que las sanciones causan mucho más daño precisamente a los países que las imponen. Un mayor uso de la política de sanciones puede llevar a consecuencias aún más graves, sin ánimo de exagerar, incluso catastróficas en el mercado energético mundial."

Mientras, que desde Ucrania el presidente Zelenski, hace responsable a Rusia de la subida: "Rusia ha hecho que los precios del gas en Europa alcancen máximos históricos, limitando deliberadamente el suministro, desafiando las reglas del mercado. ¿A qué ha llevado esto? A una inflación catastrófica. Si no existieran estos precios de los recursos energéticos, no se producirían consecuencias tan graves para la mayoría de la población europea".

En la reunión de los ministros de exteriores del G20 que se celebra en Indonesia, los asistentes se mostraron preocupados por la subida de los precios de los alimentos y la energías según la ministra de Asuntos Exteriores del país anfitrión. "Reiteraron que (la) crisis que se vive actualmente, incluye cuestiones relacionadas con la accesibilidad, la asequibilidad y la sostenibilidad de los mismos, lo que seguirá dificultando la recuperación mundial", destacó Retno Marsudi.

En la reunión también participó el Ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov que, según el alto representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, no fue a dialogar sino a soltar su propaganda. Criticó además que hasta ahora no se haya conseguido llegar a nada con Rusia