This content is not available in your region

Comienza una muy polarizada campaña electoral en Brasil

Access to the comments Comentarios
Por Euronews & EFE
euronews_icons_loading
Jair Bolsonaro (izq) y su contrincante político Lula da Silva.
Jair Bolsonaro (izq) y su contrincante político Lula da Silva.   -   Derechos de autor  Euronews

Comienza la que puede ser la campaña electoral más polarizada de Brasil. El actual presidente, el ultraderechista Jair Bolsonaro, de 67 años, iniciaba su carrera a la reelección en Juiz de Fora, en el Estado de Minas Gerais, donde en 2018 fue apuñalado. Un ataque que le propulsó en los sondeos y le dio la presidencia.

Rodeado de protección, con un chaleco antibalas y tiradores vigilando todas las esquinas, el mandatario sabe que aquel atentado le supuso la victoria, y ha querido arrancar desde allí su campaña: "Es imposible que uno no se emocione al volver a esta ciudad. Me recuerda a mi renacimiento y a que mi vida fue empujada por él, nuestro creador, para que pudiera ser presidente de la república y hacer lo mejor para nuestra patria".

Aunque las encuestas le siguen dando la espalda, el gobernante aún lidera entre el electorado evangélico, que comparte la misma agenda ultraconservadora a la que hoy volvió a referirse en sus discursos.

Por delante del ultraderechista en las encuestas, aunque perdiendo fuelle, el histórico líder de la izquierda y expresidente Lula da Silva, de 76 años, arrancaba su campaña en la fábrica de Volkswagen en Sao Bernardo do Campo. La elección tampoco es casual desde lideró unas protestas masivas en la década de los 70, en plena dictarura militar, y arrancando su carrera política.

Lula ha querido devolver la pelota a Bolsonaro, que ha avivado los últimos días el fantasma del comunismo, con un discurso en el que ha acusado al ultraderechista de mentir a todos: "Ustedes (el Bobierno de Bolsonaro) fueron negacionistas; no creyeron en la ciencia, no creyeron en la medicina, no creyeron en los gobernantes, sólo creyeron en su mentira, porque si hay alguien que está poseído por el diablo, ¡ese es Bolsonaro!".

"Fue aquí que todo ocurrió en mi vida, donde aprendí a ser persona, adquirí conciencia política y donde creo que fue por ustedes que fui un buen presidente", evocó el antiguo torneo mecánico.

Desde allí lideró manifestaciones masivas en pleno régimen militar y se transformó en un líder sindical reconocido nacionalmente. Esa fue la semilla que le llevó a fundar el Partido de los Trabajadores (PT) en 1980 y que le llevó a la Presidencia entre 2003 y 2010.

Aunque son 12 los candidatos que se presentan a las elecciones, Lula y Bolsonaro concentran el 80% de la elección de voto según los sondeos.