This content is not available in your region

Ucrania investiga más crímenes de guerra en las poblaciones recuperadas

Access to the comments Comentarios
Por Redacción en español  con EFE
euronews_icons_loading
Edificio destruido durante la guerra en Ucrania
Edificio destruido durante la guerra en Ucrania   -   Derechos de autor  AP Photo/Leo Correa

Este jueves Rusia ha vuelto a atacar Kryvyi Rih, la ciudad natal del presidente ucraniano Volodímir Zelenski. Una de las localidades que el miércoles se inundó debido los ataques con misiles sobre una presa del río Inhulet.

El bombardeo se produjo en el marco de una contraofensiva relámpago de las tropas ucranianas, que han logrado recuperar la mayor parte de la región noreste de Járkov.

En su parte de guerra diario, el Ministerio de Defensa ruso afirma que está llevando a cabo un bombardeo masivo sobre las tropas ucranianas en la región de Járkov, y cifra en 500 el número de bajas ucranianas de la última jornada sumando víctimas de Mikoláiv y Jersón, en el sur de Ucrania.

El hecho es que desde principios de mes, Ucrania ha recapturado cientos de localidades en la región de Járkov, en su mayoría pequeños pueblos y aldeas. En ellos el ejército ucraniano está inmerso en la detención de colaboradores prorrusos e investiga si hubo crímenes de guerra cometidos durante la ocupación rusa.

"Allí, en la esquina, están enterrados. Iban caminando de noche y les dispararon", señala Ina, una de las residentes de Grakove.

Se han creado varios equipos para recopilan todas las pruebas posibles. Muchos ciudadanos lo han perdido todo.

"Toda una vida de trabajo, más de 40 años, para que luego llegaran los fascistas rusos para destruirlo todo", señala Alexander, propietario de una fábrica.

"Los fiscales e investigadores ya están trabajando, descubriendo nuevos crímenes de guerra rusos. Asesinato, tortura, destrucción, como vimos en Bucha", en abril pasado en las afueras de Kiev, señaló el fiscal general de Ucrania, Andriy Kostín.

Explicó que su oficina ha creado 23 grupos móviles de fiscales, policías, zapadores, representantes del Servicio de Seguridad y otros expertos, además de cinco "grupos temáticos" que investigarán "hechos de torturas de residentes locales y buscarán cuarteles o puestos de mando de la Federación Rusa" en Járkov.

La tarea de estos grupos es recopilar "todas las pruebas posibles y documentarlas de acuerdo con los estándares internacionales" para que puedan ser utilizados en los tribunales ucranianos e internacionales, recalcó.

La tarea es inmensa, ya que las fuerzas ucranianas han liberado aproximadamente 8.500 kilómetros cuadrados, 388 localidades y 150.000 personas desde el 6 de septiembre en la región oriental, según dijo la víspera la viceministra de Defensa, Hanna Malyar.

El jefe de la Oficina de la Fiscalía Regional de Járkov, Oleksandr Filchakov, señaló que entre los días 9 y 11 se han recuperado ya seis cuerpos en las aldeas de Hrakove y Zaliznychne.

Según afirmó, esas personas fueron "asesinadas" por militares rusos y enterrados por residentes locales. Aseguró que "se hallaron indicios de tortura" en los cuerpos.

Además, añadió, los empleados de la oficina del fiscal de la ciudad de Izium junto con los investigadores de la policía descubrieron "ciudadanos asesinados por soldados rusos enterrados" en Balakliya.

Entre tanto sigue preocupando el estado de la central nuclear de Zaporiyia, el OIEA ha pedido a Rusia que se retire de la planta, que ya ha sido objeto de varios ataques, para alejar el fantasma de una catástrofe nuclear.

Fuentes adicionales • Juan Carlos de Santos (voz en off)