Una cafetería de Ámsterdam completa su carta de servicios con la reparación de electrodomésticos

Access to the comments Comentarios
Por Euronews en español
La cafetería que también repara objetos de Ámsterdam
La cafetería que también repara objetos de Ámsterdam   -   Derechos de autor  Captura de AP

Los habitantes de Ámsterdam que tienen aparatos eléctricos rotos los llevan a una cafetería donde un equipo de voluntarios los repara y les da una segunda vida.

Un equipo de mecánicos restaura los artículos, ahorrando dinero a los clientes y evitando que vayan a parar a los vertederos.

En esta cafetería de Ámsterdam la gente viene a tomar algo y de paso dejan sus aparatos rotos. Una vez a la semana, un equipo de voluntarios los repara y les da una segunda vida, los clientes ahorran dinero y también generan menos desechos que van a parar a los centros de reciclaje o a menudo a la naturaleza

Algo muy importante dice Kim Zuiver, es el gerente del Repair Café Amsterdam De Meervaart. "Sólo en Ámsterdam ahorramos que unos 7.000 kilos acaben en el vertedero. También porque en este barrio vive gente con presupuestos ajustados con un euro pueden reparar el objeto”, destaca Zuiver.

El 14 de octubre es el Día Internacional de los Residuos Electrónicos. Se creó para concienciar sobre los dispositivos olvidados que yacen en el fundo nuestros armarios y cajones. En Ámsterdam hay decenas de cafeterías donde los expertos intentan reparar los objetos inservibles.

Chris dejó una cafetera rota, y espera poder volver a utilizarla pronto."No me parece bien que se tire, así que algo que no esté del todo bien se puede reparar fácilmente sin tener que tirarlo. Veremos si todavía se puede reparar y luego, si no funciona, pues nada. Sí, creo que es una gran iniciativa y me alegro de que exista", dice Chris.

El aumento del coste de la vida obliga a cada vez más personas a ahorrar. La oferta de los Cafés de Reparación para devolver el uso a los electrodomésticos llega justo a tiempo.

Edward Tonino, es uno de los reparadores del Repair Café Amsterdam de Meervaart y apunta: "Estamos viendo que últimamente está más concurrido. Tiene que ver con el hecho de que cada vez más gente tiene menos dinero para comprar cosas nuevas y también quiere dar una segunda vida a sus productos".

Así es como se vuelve a los viejos tiempos.