Caos circulatorio en los pasos fronterizos de Croacia, una semana después de su entrada en Schengen

El pasado 1 de enero, se eliminaron 73 puestos de control en las fronteras de Croacia con Eslovenia y Hungría.
El pasado 1 de enero, se eliminaron 73 puestos de control en las fronteras de Croacia con Eslovenia y Hungría. Derechos de autor DENIS LOVROVIC / AFP
Por Euronews en español
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

El pasado 1 de enero, se eliminaron 73 puestos de control en las fronteras croatas con Eslovenia y Hungría y 12 puestos de control marítimo en la frontera con Italia. Algo que facilita la movilidad y que ha hecho aumentar la llegada de turistas, especialmente desde Italia.

PUBLICIDAD

Caos circulatorio en los pasos fronterizos de Croacia, una semana después de su entrada en el espacio Schengen. Hay atascos como para entrar en Croacia en los cruces con Serbia, Montenegro y Bosnia-Herzegovina, sus vecinos que no pertenecen a Schengen.

"Dieciséis horas, una catástrofe. Cómo Croacia puede ir a Europa de esta manera. Dieciséis horas, sin agua, sin comida...", dice un conductor desde la frontera con Serbia.

Las colas también son importantes para entrar en Zagreb, la capital, como explica el responsable del  peaje Ivan Ribičić:

"Ha coincidido el fin de semana, el fin de las vacaciones. Los que celebraban la Navidad católica y la ortodoxa ahora regresan. Los pasos fronterizos están llenos".

El pasado 1 de enero, se eliminaron 73 puestos de control en las fronteras croatas con Eslovenia y Hungría y 12 puestos de control marítimo en la frontera con Italia. Algo que facilita la movilidad y que ha hecho aumentar la llegada de turistas, especialmente desde Italia.

Fuentes adicionales • HRHRTV

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Croacia gana la VI edición del campeonato mundial de recogida de aceitunas

Milorad Dodik: "Bosnia-Herzegovina puede no sobrevivir" a la resolución de la ONU

Serbia da un giro hacia Occidente con la compra de aviones militares a Francia