EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

Brasil hunde en el Atlántico un viejo y oxidado portaaviones

BRASIL-PORTAAVIONES:Brasil hunde en el Atlántico un viejo y oxidado portaaviones
BRASIL-PORTAAVIONES:Brasil hunde en el Atlántico un viejo y oxidado portaaviones Derechos de autor Thomson Reuters 2023
Derechos de autor Thomson Reuters 2023
Por Reuters
Publicado Ultima actualización
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

Por Anthony Boadle

BRASILIA, 4 feb - Brasil hundió un portaaviones fuera de servicio en el océano Atlántico, frente a su costa noreste, según informó la Marina brasileña, a pesar de las advertencias de los ecologistas de que el oxidado buque de construcción francesa de los años 60 contaminaría el mar y la cadena alimenticia marina.

El portaaviones de 32.000 toneladas llevaba tres meses flotando mar adentro desde que Turquía le negó la entrada para ser desguazado allí por constituir un peligro medioambiental y el buque fue remolcado de vuelta a Brasil.

El portaaviones fue desguazado en un "hundimiento planificado y controlado" a última hora del viernes, según informó la Marina en un comunicado, asegurando que la medida "evitará pérdidas logísticas, operativas, medioambientales y económicas al Estado brasileño".

El casco del "Sao Paulo" fue hundido en aguas jurisdiccionales brasileñas a 350 kilómetros de la costa, donde el mar tiene 5.000 metros de profundidad, un lugar elegido para mitigar el impacto sobre la pesca y los ecosistemas, dijo la Marina.

Los fiscales federales y Greenpeace habían pedido al gobierno brasileño que detuviera el hundimiento, alegando que era "tóxico" debido a la presencia de materiales peligrosos, entre ellos nueve toneladas de amianto utilizado en los paneles.

"El hundimiento del portaaviones Sao Paulo arroja al fondo del mar toneladas de amianto, mercurio, plomo y otras sustancias altamente tóxicas", declaró Greenpeace en un comunicado. Acusó a la Marina brasileña de descuidar la protección de los océanos.

El portaaviones de clase Clemenceau sirvió a la Marina francesa durante cuatro décadas como el "Foch", capaz de transportar 40 aviones de guerra.

Pepe Rezende, experto en defensa y excongresista especializado en política exterior, afirmó que la Marina brasileña compró el portaaviones por sólo 12 millones de dólares en 1998, pero que necesitaba una reforma de 80 millones que nunca se llevó a cabo.

Después de que el portaaviones fuera retirado del servicio, la empresa turca de reciclaje naval Sök Denizcilik Tic Sti compró el casco por 10,5 millones de dólares, pero tuvo que remolcarlo de vuelta al otro lado del Atlántico cuando Turquía prohibió la entrada a su astillero.

La Marina brasileña pidió a la empresa que reparara el portaaviones en un astillero brasileño, pero una inspección demostró que hacía agua y corría peligro de hundirse, por lo que la Marina prohibió al buque entrar en puertos brasileños. Entonces decidió hundirlo en alta mar.

El representante legal de la empresa en Brasil, Zilan Costa e Silva, declaró que la eliminación del buque es responsabilidad del Estado brasileño en virtud del Convenio de Basilea de 1989 sobre el movimiento transfronterizo de residuos peligrosos.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

18 años de cárcel para el jubilado que envió cartas bomba a la Embajada de Ucrania y a la Moncloa

Todo lo que se sabe del barco hundido en Malvinas con tripulantes españoles: hay seis muertos

La UEFA abre un procedimiento disciplinario contra Morata y Rodri por sus cánticos sobre Gibraltar