EventsEventosPodcasts
Loader

Encuéntranos

PUBLICIDAD

Terremoto en Turquía | Difícil visita de Erdogan a las zonas más castigadas

Recep Tayyip Erdogan durante su visita a Kahramanmaras, en el sureste de Turquía
Recep Tayyip Erdogan durante su visita a Kahramanmaras, en el sureste de Turquía Derechos de autor ADEM ALTAN/AFP or licensors
Derechos de autor ADEM ALTAN/AFP or licensors
Por Carmen Menéndez con AFP
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

Terremoto en Turquía | Difícil visita de Erdogan a las zonas más castigadas. El presidente turco ha reconocido "deficiencias" en la respuesta del Gobierno, tras recibir un aluvión de críticas de los supervivientes

PUBLICIDAD

El presidente turco ha realizado este jueves una difícil visita a las zonas afectadas por el terremoto, el mismo día que se ha superado la barrera simbólica de los 20 000 muertos, 17 000 de ellos en Turquía.

En un escenario apocalíptico y a solo tres meses de las elecciones presidenciales, Recep Tayyip Erdogan  ha anunciado medidas económicas inmediatas para ayudar a las víctimas.

"Mientras se lleva a cabo la evaluación de los daños, en este momento de transición recompensaremos a nuestros ciudadanos con una ayuda económica de 10.000 liras (530 dólares). Con este tipo de ayuda, queremos al menos aliviar un poco sus problemas", anunció Erdogan. 

El presidente ha reconocido "deficiencias" en la respuesta del Gobierno tras recibir un aluvión de críticas de los supervivientes, que se han visto obligados a buscar comida y refugio por su cuenta y que, en muchos casos, han visto impotentes cómo las voces de sus familiares se apagaban tras horas de angustiosos gritos de auxilio bajo los escombros.

"Nosotros, como civiles, apoyamos a estas personas, pero yo no soy una grúa, no puedo levantar estos bloques de hormigón. Soy madre, mi corazón solo puede soportar tanto dolor. Pero nadie nos escucha. ¿Dónde está el ejército? ¿Dónde está el Estado? ¿Dónde está la unidad? ¿Dónde está la solidaridad?", se lamenta una residente de Adiyaman. 

Las críticas también son feroces contra una corrupción generalizada que ha permitido la construcción de miles de edificios al margen de las leyes de seguridad antisísmica y el "perdón" de otros muchos catalogados como inseguros.

La oposición, liderada por el partido socialdemócrata CHP, pero también numerosos usuarios en redes sociales critican la gestión de emergencia de las autoridades tras los seísmos.

Turquía celebrará elecciones presidenciales el 14 de mayo en las que Erdogan, cuyo partido está en el poder desde 2002, busca una nueva reelección como jefe de Estado y Gobierno. 

Erdogan recordará que fue la inacción de las autoridades durante el último gran terremoto ocurrido en Turquía en 1999 lo que llevó a su partido a la victoria tres años después.

El entonces primer ministro, Bulent Ecevit, fue duramente criticado por no socorrer a la población.

Esta vez, el Jefe de Estado declaró inmediatamente el nivel máximo de emergencia, solicitando ayuda internacional. No tardaron en llegar apoyos de decenas de países, incluidos rivales regionales.

Para los expertos, el presidente puede así reforzar su posición con una respuesta ajustada. O perderlo todo.

"Una respuesta eficaz a la emergencia podría fortalecer al jefe de Estado y a su partido AKP al crear un sentimiento de solidaridad nacional bajo el liderazgo de Erdogan", dijo en una nota Wolfango Piccoli, de la consultora de riesgo político Teneo, con sede en Londres.

"Si falla en la respuesta tras el terremoto, Erdogan podría perder las elecciones de mayo", afirma Emre Caliskan, investigador del Foreign Policy Centre, con sede en el Reino Unido.

"Instituciones debilitadas"

La frustración aumenta en las regiones afectadas. Las familias pobres denuncian la incapacidad del gobierno para ayudarles a ellos y a sus seres queridos atrapados bajo los escombros.

El analista Gonul Tol, que se encontraba en Turquía en el momento del terremoto y perdió familiares en la tragedia, sintió que la rabia era palpable en Hatay.

"No puedo creer que él (Erdogan) no lo sintiera porque el nivel de frustración, el enfado lo vi con mis propios ojos. Estoy seguro de que tendrá repercusiones", afirma el director del programa sobre Turquía del Middle East Institute, con sede en Estados Unidos.

En 1999, prosigue, la sociedad civil había trabajado incansablemente para ayudar a las víctimas. Pero esta vez hay menos organizaciones disponibles porque Erdogan reprimió a muchas tras el fallido golpe de Estado de 2016.

PUBLICIDAD

"Veinte años después, no estamos mejor", explica a la AFP. "Erdogan no sólo ha debilitado las instituciones del Estado, sino también a la sociedad civil turca".

Prensa favorable

Sin embargo, los expertos señalan que Erdogan no recibe críticas de la mayoría de los principales medios de comunicación, lo que le da una clara ventaja sobre la oposición.

Los canales de noticias dieron muy poca cobertura al impacto de la mala construcción tras el derrumbe de los edificios, incluso los de menos de un año.

El Gobierno ya había introducido nuevas normas en 1998.

"La oposición afirma que el elevado número de muertes no sólo está relacionado con el terremoto, sino con una construcción mal regulada y de mala calidad", afirma Emre Caliskan.

PUBLICIDAD

En 1999, la prensa criticó la lentitud de las autoridades, pero no esta vez.

"Unos medios de comunicación nacionales mayoritariamente favorables también significan que Erdogan manejará la narrativa oficial y podrá sacar partido de la situación", afirma en una nota Adeline Van Houtte, consultora senior para Europa de Economist Intelligence Unit.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Turquía y Grecia dejan atrás décadas de rivalidad en materia territorial y energética

Turquía suspende el comercio con Israel para forzar un alto el fuego en Gaza

Egipto: Charlas entre Turquía y Hamás sobre el alto en fuego en Gaza