EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

Bucear en busca de perlas: de los fondos marinos cataríes a las vitrinas

Bucear en busca de perlas: de los fondos marinos cataríes a las vitrinas
Derechos de autor euronews
Derechos de autor euronews
Por Euronews
Publicado
Compartir esta noticia
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

Las perlas fueron el primer gran producto de exportación de Catar. Y a pesar de la competencia de los criaderos de ostras, los buceadores siguen yendo en busca de los tesoros de la naturaleza.

PUBLICIDAD

Las perlas fueron el primer gran producto de exportación de Catar. Y a pesar de la competencia de los criaderos de ostras, los buceadores siguen yendo en busca de los tesoros de la naturaleza.

Las perlas naturales de Catar conservan su valor en el mercado de la joyería.

Hace miles de años, las perlas fueron el primer producto de exportación de Catar. Pero la industria sufrió mucho en el siglo pasado, cuando tuvo que hacer frente a la competencia de las granjas de ostras japonesas.

A pesar de ello, las perlas naturales siguen siendo un producto de primera calidad en el mercado de la joyería. Y en las aguas de Catar, los buceadores experimentados siguen saliendo en busca del tesoro de la naturaleza.

Una historia familiar

Mohammed Abdulla al-Sada es uno de los pocos buceadores que sigue buscando fortuna en el fondo del océano. Para él, se trata de una tradición familiar.

"Mi abuelo, en realidad, era buceador de perlas", cuenta. "Cuando le dije a mi padre, quiero ir al mar a pescar como segundo trabajo e ir a la pescadería. Me dijo: "¿Por qué? Eres buceador, ¿por qué no coges alguna ostra para buscar las perlas?".

Esto forma parte de nosotros. Esta es nuestra cultura. Es lo que hacía nuestro abuelo para ganarse la vida. Y por ahora, también podemos ganar dinero con ello.
Mohammed Abdulla al-Sada
Buceador de perlas

Las ostras que contienen perlas son una rareza y hay que tener buen ojo para encontrarlas.

"En primer lugar, hay que saber si es una ostra vieja o una ostra bebé", explica Mohammed. "¿Cómo saberlo? Por el tamaño y el grosor de la ostra. Y además, hay otra cosa que busco, un espacio detrás. Más espacio, más edad, significa que es más vieja que las demás".

@86diver / Euronews / Screen capture
Aunque muchos buzos de perlas utilizan tanques para permanecer bajo el agua por más tiempo, Mohammed todavía practica el arte del buceo libre.@86diver / Euronews / Screen capture

Aunque muchos buceadores de perlas utilizan tanques para permanecer más tiempo bajo el agua, Mohammed sigue practicando el arte del buceo libre. Está entrenado para poder aguantar la respiración durante largos periodos mientras peina el fondo marino, igual que sus antepasados. Es una de las profesiones más antiguas de la región del Golfo, y en el pasado los hombres también recurrían a atarse pesos de piedra a una pierna y una pinza en la nariz mientras descendían a las profundidades en busca de ostras.

Una racha de buena fortuna

En nuestro viaje, Mohammed tuvo una racha de buena suerte: encontró varias perlas. Las perlas más pequeñas son relativamente más comunes, pero encontrar una ostra con una gran perla natural en su interior, es más bien una de cada 10.000. Eso da una idea de por qué son tan caras y, para muchos, tan deseadas. Eso da una idea de por qué son tan caras y, para muchos, tan deseadas.

Euronews / screen capture
Para encontrar una ostra con una gran perla natural dentro, la probabilidad es una en cada 10.000Euronews / screen capture

Pero para Mohammed, no se trata de ganarse un sueldo. El buceo con perlas naturales es una vocación, un vínculo con su pasado. Y para él, se trata de mantener vivas las viejas tradiciones.

"Es parte de nosotros", dice. "Es nuestra cultura. Es lo que hacía mi abuelo para ganarse la vida. Y ahora también podemos ganar dinero con ello. Así que hay muchas razones que me empujan a hacerlo. Y me encanta. Soy un buceador".

Bordadas en la cultura catarí

Además de ser vitales para el sustento de la comunidad local, las perlas están bordadas en la cultura y el patrimonio cataríes. Para saber más al respecto, nos reunimos con Jassim Al Kuwari en el Museo Nacional de Catar.

"Las primeras exportaciones de perlas procedían del Golfo", explica. "Las perlas del Golfo, sobre todo las de Basora, se consideraban las más caras, porque tienen una estructura única de fractura ligera y formas únicas que hacen que las redondeadas sean las más caras.

Así, las perlas llegaron a todo el mundo. Europa occidental, hasta China y Asia oriental. Y una de las piezas que tenemos aquí en la galería, especialmente en la galería número siete, que está en el centro del museo, es la alfombra de Baroda, que fue fabricada en la India por el Maharajá indio de Baroda.

Euronews / Screen capture
La alfombra Baroda, fue un regalo del Maharajá indio de Baroda a los musulmanes, para ser una cubierta para la tumba del Profeta MahomaEuronews / Screen capture

"Las perlas se utilizaban para decorar muchos muebles. Incluso la madreperla, que es el forro o la esencia que está en el interior de la ostra, se utilizaba en muchas culturas y en todo el mundo. En el caso de la alfombra de Baroda, fue un regalo del Maharajá indio de Baroda a los musulmanes, para que sirviera de cubierta a la tumba del profeta Mahoma, la paz sea con él. Así que hizo una pieza entera, una alfombra entera de perlas y otras gemas preciosas".

PUBLICIDAD

El hundimiento de la industria

Pero la llegada de las perlas cultivadas provocó un rápido declive de la industria de las perlas naturales.

"Hasta los años 30, la principal exportación de Catar eran las perlas", afirma Jassim. "Pero en esa época, un japonés llamado Mikimoto Kokichi desarrolló la industria de las perlas cultivadas, que colapsó la industria de las perlas naturales del Golfo, porque si se recogían 8.000 ostras en el mar, sólo se obtenían entre 5 y 15 perlas como máximo. No siempre tendrían buen aspecto. Algunas variaban de forma, tamaño y color. Pero con la industria de la perla cultivada se pueden plantar 8.000 ostras y recoger exactamente la forma, el color y el tamaño deseados, lo que hizo bajar el precio de la perla natural del Golfo. Y después de eso, la industria aquí en el Golfo murió lentamente durante los años 20 y 30".

Pero el recuerdo de la industria perdura en el Museo Nacional.

"Destacamos la profundidad de la industria perlera", dice Jassim. "Hablamos primero del comercio de perlas y luego del alcance de las perlas en todo el mundo, desde Roma hace 2000 años hasta Norteamérica en la década de 1930. Hablamos de la importancia de las perlas en aquella época y de cómo eran las joyas más caras que llevaban los famosos y la realeza de todo el mundo".

PUBLICIDAD

Continuar la tradición

Para algunos compradores de joyas, las perlas naturales siguen siendo insustituibles.

Nada bint Khamis Al-Sulaiti es una galardonada diseñadora afincada en Doha, donde es directora creativa de Hairaat Razni. Su collar Sakura ganó un Premio al Mérito en Excelencia Internacional en Diseño de Joyas de Hong Kong en 2017, y un Premio de Oro de A' Design en 2015.

"Hay un mercado sólo para perlas naturales", dice. "Hay gente que sólo compra perlas naturales, y no cree en las cultivadas, y tenemos muchos clientes en esta región que no compran más que perlas naturales. Ahora, si hablamos de ese mercado, se considera el 5% del mercado solamente. Sin embargo, las perlas naturales siguen y seguirán estando de moda. Ahora, para nosotros, las utilizamos sobre todo en alta joyería y en piezas a medida".

Las colecciones de Hairaat se inspiran a lo largo y ancho de Catar. La marca goza de reconocimiento internacional, pero todos los diseños están profundamente arraigados en la belleza natural del país.

PUBLICIDAD

"He ido con mis padres por todo el país para ver el desierto, el mar, las ruinas, las casas antiguas y demás", dice Nada. "Y siempre he visto belleza. Desde entonces, siempre me he preguntado cómo puedo utilizarla de forma creativa. Y entonces me he dado cuenta de que mi lenguaje es la joyería, y he encontrado un medio para traducir la belleza que veo a mi alrededor y todos los detalles que tenemos aquí en arte ponible y piezas de uso diario.

"Estoy muy orgullosa de mi origen", prosigue. "Soy una persona internacional. He vivido en Europa, en Oriente Medio, he viajado por todas partes. Pero sigo estando conectada, arraigada aquí. Me gusta aprender de otras culturas, pero no quiero olvidar mi origen y estoy orgullosa de ello".

Compartir esta noticia