Las marcas de moda europeas han endurecido su legislación laboral en Bangladés

Aprendices trabajan en la fábrica de ropa Snowtex en Dhamrai, cerca de Dhaka, Bangladesh, 19 de abril de 2018 (ARCHIVO).
Aprendices trabajan en la fábrica de ropa Snowtex en Dhamrai, cerca de Dhaka, Bangladesh, 19 de abril de 2018 (ARCHIVO). Derechos de autor AP / A.M. Ahad
Por Alexandra Leistner
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

Cuando el edificio comercial Rana Plaza se derrumbó en 2013, matando a más de 1100 personas, la conmoción fue devastadora. Populares marcas europeas fabricaban ropa en el edificio y aceptaban indirectamente las miserables condiciones de trabajo.

PUBLICIDAD

Cuando el 24 de abril de 2013 se derrumbó en Bangladés el edificio comercial de ocho plantas Rana Plaza, que albergaba varias fábricas de ropa, matando a más de 1.100 personas e hiriendo a otras 2.500, se produjo una conmoción general en todo el mundo.

Muchas marcas conocidas en Europa y en todo el mundo habían estado produciendo ropa en el edificio y habían aceptado (a sabiendas o no) que la seguridad de los trabajadores allí no era un problema, por no hablar de otras condiciones de trabajo.

Diez años después de una de las catástrofes industriales más mortíferas de la historia en Bangladés, nos planteamos la siguiente pregunta: ¿Cómo se ha adaptado y ha cambiado la industria europea de la confección?

Los expertos coinciden en que la catástrofe y el sufrimiento humano que causó fueron demasiado grandes para seguir ignorando las condiciones en que se produce la ropa destinada al mercado mundial.

Euronews: Cientos de muertos y más de mil heridos en el derrumbe del edificio en Bangladés (2013).

El Acuerdo sobre seguridad y protección contra incendios de los edificios, un acuerdo jurídicamente vinculante entre marcas, sindicatos y ONG que se alcanzó poco después de la catástrofe, es una "iniciativa sólida" y "única en su planteamiento y cooperación", afirma Peter McAllister, de la Iniciativa de Comercio Ético, que aboga por prácticas empresariales éticas y mejores condiciones para los trabajadores.

El acuerdo incluye disposiciones sobre inspecciones de seguridad independientes, programas de formación y un procedimiento de quejas para los trabajadores. Entre las grandes marcas europeas firmantes figuran H&M, Primark, C&A, Zara y Marks & Spencer.

Pero aunque el Acuerdo ha aumentado la concienciación sobre los riesgos para la seguridad en Bangladés, la industria sigue pagando salarios que están por debajo del umbral del salario digno.

"Las marcas saben que tienen que responsabilizarse de todo lo que hacen", afirma Tamsin Blanchard, del movimiento Fashion Revolution, que ha experimentado un cambio de mentalidad en materia de transparencia desde la tragedia del Rana Plaza.

¿Qué pueden hacer los consumidores europeos?

Sin embargo, la industria de la moda "carece en gran medida de regulación" en otros ámbitos. No hay razón para producir tanta ropa como se hace actualmente, con importantes repercusiones medioambientales. También sigue estando muy extendida la deslocalización de la producción a países donde la mano de obra es barata y las leyes medioambientales o de protección de los trabajadores son prácticamente inexistentes.

Aunque las marcas europeas han introducido una serie de normas laborales para la protección social, los países de fuera de la UE no se benefician de estas directrices.

Fashion Revolution recomienda preguntar públicamente a las marcas sobre la producción en las redes sociales. Gracias al hashtag #WhoMadeMyClothes, cada vez más marcas de ropa responden a este tipo de preguntas, afirma Tamsin Blanchard.

"Es importante que los consumidores:por dentro hablen", ya sea en las redes sociales o en la página web de su marca favorita. "Hay que hacer saber a las marcas que esto les importa".

Este 24 de abril "es el día para saber más sobre #QuiénHaceMiRopa! 10 años después del desastre del Rana Plaza, seguimos lejos de que las marcas de moda ofrezcan verdadera transparencia y responsabilidad sobre sus trabajadores".

"Las marcas escuchan", confirma Mc Allister. "Y cuando sus clientes dicen claramente: 'Esperamos que cumpláis nuestras normas. Esperamos poder comprar sin preocuparnos de si la gente está segura o decentemente pagada o acosada en el lugar de trabajo".

La Unión Europea está planeando directrices para que las marcas rindan cuentas con la Directiva de Diligencia Debida sobre Sostenibilidad Corporativa de la UE.

"Necesitamos legislación porque es la única manera de poder hacer un seguimiento real de lo que hacen las marcas", afirma Aruna Kashyap, de Human Rights Watch (HRW).

Para saber si una marca ha suscrito el Acuerdo, los consumidores pueden consultar la lista en el sitio web de Clean Clothes Network

¿Cuanto más barata es la ropa, peores son las condiciones de producción?

Por supuesto, siempre hay que tener cuidado cuando las cosas son baratas, dice Mc Allister. "Pero eso no siempre significa que un precio bajo va de la mano de normas deficientes". A veces la producción barata se explica por el volumen del pedido. En cambio, en el caso de la producción barata, se plantea la cuestión de la sostenibilidad.

Esto se debe a que la producción de ropa, especialmente a escala de la moda rápida (fast fashion), contribuye significativamente al cambio climático. Los procesos de fabricación de la industria de la moda producen cantidades ingentes de CO2 y consumen grandes cantidades de agua. 

PUBLICIDAD
Euronews: La tragedia del Rana Plaza no acaba con la tiranía de los gigantes textiles en Bangladés (2014).

A esto hay que añadir el transporte de la ropa, que contribuye aún más a la contaminación ambiental a través de las emisiones.

Cuando las empresas se plantean dónde van a producir en el futuro, cómo lo van a hacer, qué materiales van a utilizar, también tienen que entender el impacto en los derechos humanos, en las fábricas y en las comunidades, afirmó McAllister.

Pero aunque gran parte de los problemas actuales de la industria son de su propia cosecha, cada vez hay más ideas creativas para hacer que la moda sea más sostenible. Además de las fincas de segunda mano, hay empresas que alquilan ropa, la intercambian o, por ejemplo, revalorizan prendas viejas en talleres. 

¿Cómo podemos garantizar que los trabajadores de la confección bangladesí y otros países reciban un salario justo por su trabajo?

Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el salario mínimo de los trabajadores principiantes de la confección en Bangladesh ha aumentado de unos 63 dólares (57 euros) a 95 dólares (87 euros) en 2019 desde el desastre del Rana Plaza. Este fue el resultado de la presión de los grupos de derechos laborales y de los propios trabajadores. Sin embargo, este aumento salarial sigue estando por debajo del salario digno estimado en Bangladesh, que es de unos 190 dólares (173 euros) al mes.

La pandemia ha agravado aún más la situación de las costureras bangladeshíes. El aumento de la inflación también se está convirtiendo en un problema: con los salarios que se pagan en la industria de la moda, ya no pueden permitirse vivir, afirma Kashyap.

PUBLICIDAD

Numerosas organizaciones que trabajan por una producción sostenible y justa en la industria de la moda, entre ellas Fashion Revolution y HRW, reclaman salarios dignos en todas las industrias de la confección, el textil y el calzado a través de la campaña Good Clothes Fair Pay.

Se trata de una Iniciativa Ciudadana Europea (Ropa buena, salarios justos), que exige a la Comisión Europea que decida medidas de seguimiento si se recogen un millón de firmas.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

¿'Tomato girl' es la nueva dolce vita?: la reciente tendencia veraniega

El diseñador ruso Slava Zaitsev fallece a sus 85 años

La sostenibilidad aplicada al guardarropa